Patricia Leitón. 27 marzo
La ministra coordinadora del Consejo Económico, Edna Camacho. Foto: Patricia Leitón.
La ministra coordinadora del Consejo Económico, Edna Camacho. Foto: Patricia Leitón.

La ministra coordinadora del Consejo Económico Edna Camacho considera que luego de la tormenta económica que vivió Costa Rica en el 2018, la normalidad volvió al mercado financiero y la confianza repuntó, entre otras señales positivas; no obstante, la producción crece poco y el desempleo sigue alto.

Para afrontar este reto el Gobierno apuesta al impulso de la inversión pública, la mejora regulatoria y las políticas sectoriales, además del proyecto para colocar eurobonos hasta por $6.000 millones, con lo cual se pretende dejar de presionar las tasas de interés internas y liberar más recursos para que el sector privado pueda invertir.

“Yo no tengo duda que hay signos que son positivos, ahora no son signos suficientemente fuertes, nadie puede estar dormido en los laureles, todo lo contrario, tenemos una enorme preocupación de que el ritmo de crecimiento económico todavía es bajo y en particular de que la tasa de desempleo sigue siendo muy alta”. Edna Camacho, ministra coordinadora del Consejo Económico

En una conversación con La Nación, la jerarca explicó las medidas que implementa el Gobierno para afrontar lo que ella denomina “retos añejos”.

“Lo que tenemos en realidad son, lo que llamo yo, retos añejos; añejos quiere decir retos viejos y que tienen un carácter estructural que tenemos que atender. Y me refiero a dos en particular: rezagos en la competitividad de las empresas y rezagos en cuanto a la pertinencia de las competencias que requieren las personas para insertarse en el mercado laboral”, manifestó Camacho.

Diputados y empresarios han pedido al Gobierno medidas para reactivar la economía más allá de la menor presión sobre las tasas de interés internas que pueda implicar la emisión de eurobonos.

“Es urgente y vital que junto a la aprobación (del proyecto de eurobonos), se implementen acciones paralelas y complementarias para la reactivación económica y mejorar la competitividad del país”, señaló la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado, en un comunicado el 18 de marzo pasado.

En esta línea, el Gobierno rechaza a toda costa que el mejor escenario financiero sea una razón para dormirse en los laureles, y apuesta por acciones transversales para varios sectores, así como sectoriales, que puedan reanimar la economía.

Sin “bala de plata”

El Poder Ejecutivo argumenta que así como no existe una sola causa que explique la desaceleración económica, las medidas para revertirla deben emanar de diferentes frentes.

Camacho detalló un conjunto de acciones que tienen diferentes horizontes de impacto, pero destacó que ninguna de ellas, por sí sola es “la bala de plata” que va a resolver el problema.

Ella dividió las políticas entre aquellas que son transversales, que ayudan a todos, como la infraestructura y la mejora regulatoria, y las sectoriales.

"“Así como las causas de la desaceleración son muchas, los factores de estímulo al crecimiento también son muchos, no es una bala de plata”. Edna Camacho, ministra coordinadora del Consejo Económico.

“En inversión pública estamos hablando de que en los próximos años se va a hacer una inversión de aproximadamente ¢3 billones, de aquí al 2022, obviamente un poco más de la mitad es en infraestructura vial”, manifestó.

Citó como ejemplos de obras que ya están avanzando o están en procesos licitatorios: la carretera Circunvalación Norte, el viaducto de la Rotonda de las Garantías Sociales, la nueva carretera entre Limonal y Cañas, el paso a desnivel en la Rotonda de La Bandera, la construcción del segundo puente del Saprissa, otro de los tramos de la carretera Interamericana Norte y aproximadamente 60 proyectos cantonales con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo.

En mejora regulatoria explicó que le han dado énfasis a dos áreas: al sector construcción, porque tiene posibilidades de tener un efecto multiplicador en la economía y en segmentos de la fuerza laboral con menor calificación y a la apertura de proyectos de inversión.

En el sector construcción se trabaja en una nueva normativa del Setena (Secretaría Técnica Nacional Ambiental) y se hizo un cambio al reglamento para la entrega de la carta de disponibilidad de agua, que en muchos casos significa reducción de tiempos de hasta un año. Además, se anunció la plataforma de la APC Requisitos, mediante la cual están conectadas todas las instituciones involucradas en los requisitos previos a los permisos de construcción.

Mientras, en apertura de proyectos de inversión, añadió, hay una ventanilla única de inversión que lidera la Promotora de Comercio Exterior y se revisaron los trámites para registrarse como patrono en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), de manera que se bajó el tiempo del trámite de un mes a 10 días.

En el tema de pequeñas y medianas empresas Camacho explicó que laboran en mejorar los niveles de formalización.

Argumentó que en La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas se incluyó una tarifa escalonada de impuesto sobre la renta para mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) con el objetivo de que puedan gradualmente formalizarse; la Caja Costarricense de Seguro Social también está estudiando un porcentaje escalonado para cargas sociales para mipymes y el Instituto Nacional de Aprendizaje está desarrollando algunos cursos para acompañar a las empresas a formalizarse.

También Correos de Costa Rica con el programa Pymexpress está brindando un apoyo importante a estas empresas.

“En Costa Rica tres cuartas partes del parque empresarial son pymes (pequeñas y medianas empresas), no es cosa pequeña, y además buena parte de las pymes contratan a personas con niveles de calificación relativamente bajos”, comentó Camacho.

La coordinadora añadió las medidas relacionadas con el sistema financiero, donde la primera es reducir la presión del Gobierno en el mercado local y por ello han planteado el proyecto de eurobonos, pero también presentaron proyectos de reformas financieras que se han planteado a la Asamblea Legislativa donde buscan una mayor competencia en el sector.

En políticas sectoriales, la economista detalló que se está trabajando en dos sectores importantes para la generación de empleos para personas con menos calificación: el agropecuario y el turístico.

En el sector turístico el Instituto Costarricense de Turismo labora con regiones de alto potencial turístico, donde se coordina con cámaras, municipalidades y centros de formación. Se inició con Turrialba y Sarapiquí.

En el sector agropecuario hay un programa entre el Ministerio de Comercio Exterior, el de Agricultura y la Promotora de Comercio Exterior mediante el cual se identificaron cinco productos agropecuarios que tienen alto potencial exportador, y la idea es darles un acompañamiento tecnológico y comercial a los productores.

Otro pilar que Camacho considera importante es la formación dual, para darle empleo a segmentos de menores niveles de calificación, pero además, permitiéndoles mejorar los niveles de calificación, así como el inglés.