Krisia Chacón Jiménez.   25 junio
Parte del laboratorio del Centro de Tecnología de Fabricación Innovadora ubicado en la ciudad alemana de Saarbrücken. El sitio es una colaboración entre el Centro de Tecnologías de Mecatrónica y Automatización (ZeMA) y el Centro Alemán de Investigación de Inteligencia Artificial (DFKI). Foto: AFP.

El 47% de los puestos de trabajo actuales podrán desaparecer en los próximos 10 años, pero se espera que el número de empleos aumente.

Esto significa que para ocupar los nuevos puestos de trabajo se necesitarán de habilidades que estén relacionadas con tecnología, según el informe Brecha de habilidades, publicado en el 2018 por la firma Deloitte.

La compañía señala que los trabajos sí están (y seguirán) en aumento, pero lo que hace falta son personas que cuenten con las destrezas necesarias para encajar en esos perfiles.

#related

Si bien es cierto, todavía no se conoce con certeza cuáles serán esos nuevos empleos, Deloitte señala que existen cinco habilidades principales que cada vez más son apetecidas en el mercado laboral.

Se trata de conocimiento en tecnología, habilidades informáticas, destrezas digitales, estudios de programación –robots, automatización, trabajo– y el pensamiento crítico.

La clave del futuro del trabajo está en entender la automatización como un fenómeno en el que se integran tareas repetitivas que son efectuadas por robots y las destrezas de los humanos con el fin de aumentar la productividad.

Caza de talento

Para tener una idea de la efervescencia que existe en el mercado laboral, el 70% de los niños de la actualidad, estudiarán carreras que todavía no existen, según proyecciones del Foro Económico Mundial.

Los empleadores se enfrentan al gran reto de reajustar sus operaciones para crear esos nuevos empleos que cumplan con las necesidades del mercado, al tiempo que capacitan a su fuerza laboral para hacerles frente.

Por ejemplo, en el 2015, se tardaba una media de 70 días en encontrar a un profesional adecuado para un puesto de fabricación especializada; hoy esta media aumentó a 93 días para cubrir estas vacantes. Deloitte prevé que esta brecha continuará creciendo en la próxima década.

La realidad para Costa Rica es que el 74% de los trabajadores requerirán de una rápida adopción de la tecnología y readecuar sus habilidades para que no corran peligro con la automatización.

Así lo demostró el más reciente estudio de Microsoft llamado Inteligencia Artificial y crecimiento económico: oportunidades y desafíos para Costa Rica.

Para mitigar este impacto, es necesario que la fuerza laboral tome en cuenta las habilidades y conocimientos que se vuelven indispensables en la era de la transformación digital.

Costa Rica está por encima del promedio de América Latina en cuanto a la adopción de nuevas tecnologías, pero todavía no llega a los niveles de potencias mundiales como Estados Unidos y China.

Las ocupaciones que involucran tareas que demandan mayor calificación y educación tienden a ser menos susceptibles de ser automatizadas. A diferencia de aquellas ocupaciones intensivas en tareas que requieren menor calificación y que son repetitivas.

Por esta razón es que Microsoft recomienda al país mejorar la calidad de la educación básica para preparar a las personas con conocimientos generales más avanzados.

“La educación terciaria y universitaria también debe ser repensada de modo de facilitar el paso al mundo del trabajo”, dijo Ramiro Albrieu, uno de los investigadores de este estudio.

Si bien es cierto hoy no se puede ver con total claridad cuáles serán esos nuevos empleos que surgirán en los próximos 10 años, en la era digital es necesario que los trabajadores tengan la habilidad para no abrumarse con cantidades enormes de información, puedan colaborar con equipos de forma virtual y estén preparados para ejercer más de una profesión durante su vida laboral.