1 octubre, 2016
Mi regreso a la vida real
Mi regreso a la vida real

La Economía es una ciencia social que estudia el comportamiento humano que surge cuando se deben tomar decisiones de elección respecto al uso de los recursos productivos, para satisfacer las necesidades de una sociedad.

Se considera que los recursos o factores de la producción son el trabajo, la tierra, el capital y la actividad empresarial. Su característica común es que son escasos y de uso alternativo, mientras que las necesidades humanas son ilimitadas y versátiles o diversas.

Cuando se confrontan recursos escasos y de uso alternativo con necesidades ilimitadas y diversas, hay que elegir la asignación de recursos a necesidades. El problema que estudia la ciencia económica responde a tres preguntas:

1) ¿Cuáles bienes y servicios producir y en cuánta cantidad?

2) ¿Cómo producir estos bienes? Que no es más que un problema tecnológico de combinación de los factores según la capacidad empresarial, para lograr los objetivos de la respuesta a la primera pregunta.

3) ¿Para quién producir? Este es quizá el objetivo más polémico pues tiene que ver con la distribución de los ingresos generados en el proceso productivo entre los factores o recursos que participaron.

La Economía estudia, a lo largo de la historia de la humanidad, cómo las diferentes formas de organización social y política han dado respuesta al problema económico.

Desde organizaciones centralizadas, en donde un solo individuo (dictador ) decide qué, cómo y para quién producir; pasando por juntas de gobierno, donde es un grupo de personas el que decide cómo resolver dicho problema; o hasta la concepción independiente, pura, sin grados de intervención político-partidarios, de un mercado libre, eficiente, competitivo, que por medio de la interacción de la oferta y demanda, resuelven vía precios, la asignación de recursos.

Como todo en la vida, no hay ni negros ni blancos y los matices grises permitirían tener un mercado como instrumento de asignación libre de los recursos, pero con una supervisión vigilante de las autoridades para evitar abusos, malas conductas o bien, pactos o acuerdos para la fijación del precios por encima de las fuerzas de mercado.

La maravilla de la política económica, entendida como el grado de intervención del Gobierno en la economía, es buscar un balance entre la libertad absoluta del mercado y la fijación de los precios por decisiones político-partidistas.

Mientras tanto, como dice el refrán: “el amor a la Economía es la raíz de todas las virtudes”.