Laura Ávila. 22 febrero

Los contribuyentes que deban uno o varios años el pago del marchamo hasta el periodo fiscal de setiembre del 2017, tendrán tiempo de acogerse a la amnistía tributaria hasta el próximo 4 de marzo. Eso sí, el mecanismo aplica para el impuesto de la propiedad, uno de los componentes del derecho de circulación.

El Impuesto de la Propiedad depende del tipo de vehículo y todos los años se publica una tabla donde se estima el valor del automotor y qué porcentaje representa el tributo dentro de los componentes del derecho de circulación. Fotografía con fines ilustrativos/José Cordero.
El Impuesto de la Propiedad depende del tipo de vehículo y todos los años se publica una tabla donde se estima el valor del automotor y qué porcentaje representa el tributo dentro de los componentes del derecho de circulación. Fotografía con fines ilustrativos/José Cordero.

La amnistía solo recae sobre el pago del tributo lo que significa que la reducción no aplica para el Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA), timbres y demás componentes del derecho de circulación.

“La amnistía establece dos beneficios, el primero es la condonación completa de los intereses y la segunda es una reducción de las sanciones dependiendo del momento en que se acoja. Era 80% en el primer mes, 70% en el segundo y hoy es 60% o 40% si se solicita un fraccionamiento de pago”, comentó Priscila Piedra, directora general de Hacienda.

En el caso del derecho de circulación no se aplica sanción por lo que solo se rebajan los intereses.

Los contribuyentes que deseen obtener el beneficio deben apersonarse a la administración tributaria para solicitar el cálculo y realizar la cancelación del tributo, según afirmó Piedra.

El Impuesto de la Propiedad depende del tipo de vehículo y todos los años se publica una tabla donde se estima el valor del automotor y qué porcentaje representa el tributo dentro de los componentes del derecho de circulación.

El proceso de pago no termina en la Administración Tributaria por eso los interesados deberán apersonarse al Instituto Nacional de Seguros (INS) para cancelar los otros componentes del marchamo.

Esta entidad es la encargada de realizar el cobro del marchamo, pero como se trata de pagos atrasados los contribuyentes deberán de apersonarse a las dos instituciones.

Hasta el pasado 17 de febrero, la Dirección General de Tributación reportó la cancelación de ¢180.510 millones producto de la amnistía tributaria, de los cuales el 88,7% corresponden a impuesto de renta, es decir, ¢160.172 millones.