Marvin Barquero.   5 junio
El distanciamiento social se notará en las mesas de los McDonald's, este fin de semana, cuando abran de nuevo los sábados y domingos. Igual sucederá con las otras cadenas de comida rápida. Foto: Alonso Tenorio

Luego de un duro periodo donde los fines de semana no podían atender en los locales, los restaurantes de comida rápida esperan, este sábado y domingo, a los clientes con la puesta en marcha de estrictas medidas de seguridad.

Los fuertes controles se notarán dentro de los establecimientos, en los colaboradores de las empresas, los proveedores y los clientes, coincidieron cadenas como McDonald’s, Taco Bell, Kentucky y Pizza Hut.

Esteban Sequeira, director de Arcos Dorados Costa Rica, la franquicia de los restaurantes McDonald’s, indicó que aparte de los artículos de limpieza, como el alcohol en gel, todos los colaboradores usan mascarillas o caretas y atienden con barreras de separación de acrílicos.

Agregó que la cadena se adapta a la “nueva realidad” con una estrategia de tres pilares, definidos a partir de encuestas hechas a clientes en los 20 países donde tienen puntos de venta. Esos tres pilares son garantizar la seguridad y salud de las personas, accesibilidad al servicio por medio de todos los canales y seguir siendo una marca accesible para todos.

Con ese objetivo, la cadena aumentó la limpieza en los restaurantes, como en las superficies de todo tipo, sillas, mesas, bandejas y otros sitios. Igualmente, las mesas se usan separadas para cumplir los lineamientos de distancia social, así como el aforo de 50% de la capacidad.

Mc Donald’s abrirá los sábados y domingos de 7 a. m. a 7 p. m.

Isidro Perera, gerente general de Kentucky Fried Chicken (KFC), explicó que hay exigencia de lavado de manos para colaboradores cada 30 minutos y se identificaron áreas de alto contacto que requieren un proceso de limpieza y sanitización más frecuente.

Esta cadena adquirió termómetros digitales para asegurar que el colaborador esté en perfectas condiciones de salud. Se toma la temperatura de los colaboradores dos veces al día, explicó el gerente.

Igual que en McDonald’s, la cadena KFC puso en vigencia estrictas medidas para los proveedores y motorizados de servicio exprés que ingresan a los restaurantes, entre ellas, el uso obligado de caretas o mascarillas.

Las demarcaciones en el piso para guardar la distancia y las barreras acrílicas son también parte de las medidas estrictas en los puntos de venta de KFC.

“En menos de 15 días tendremos muy buenas noticias con una nueva opción tecnológica que es vital para el consumidor”, adelantó Perera.

Para el caso de Taco Bell, la cadena resaltó, aparte de todas las medidas, una adecuada y muy cuidadosa rotulación e información para los clientes, proveedores y motoristas. Además, dijo, se capacitó al personal en temas del covid-19 de tal manera que puedan actuar en emergencia o detectar eventuales problemas.

Giselle Gutiérrez Sori, gerente de Mercadeo de Pizza Hut, afirmó que la compañía cuenta con un protocolo para la prevención de contagios por coronavirus (covid-19) y una comisión de vigilancia que trabaja activamente para la implementación de las medidas sanitarias pertinentes.

Semanas complicadas

Según Sequeira, las ventas durante los fines de semana en McDonald’s se redujeron en 50% con las medidas de ventas solo para llevar.

Agregó que durante el periodo más complicado tuvieron que cerrar unos cinco restaurantes, entre 10 y 12 días, especialmente aquellos ubicados en centros comerciales.

Empero, destacó, la empresa se empeñó en mantener prácticamente a todo el personal, excepto casos específicos con jornadas reducidas de trabajo. En Costa Rica tienen unos 2.300 empleados.

En lo relativo al plan de inversiones para Costa Rica, Sequeira dijo que se mantiene, aunque “de alguna forma se debe pensar cómo va a ser con la nueva realidad”.

Por su lado, Perera aseguró que pese a los problemas, mantuvieron al total de la planilla de trabajadores y solo ejecutaron reducciones de salarios en abril y mayo, y de 37,5% del ingreso de los colaboradores. Este mes de junio, añadió, se normalizará el ingreso al abrir la totalidad de los locales.

Aseguró que el plan de expansión se cumple para este 2020, con la apertura de dos nuevos restaurantes uno en Sabana Norte, contiguo a las oficinas del ICE (Instituto Costarricense de Electricidad), y el otro en San José, en el edificio Plaza de la Artillería, frente al Banco Central. Recordó que en febrero pasado abrieron en Limón.

KFC tuvo los momentos más difíciles entre el viernes 3 de abril y el 12 de abril donde se tuvo que cerrar 18 de los 43 restaurantes. Posterior a eso fueron 10 los locales cerrados, pero por no tener servicio exprés.

Precisamente, el servicio exprés se duplicó en KFC. “Esto no compensa la pérdida de ventas de 50% en los restaurantes y en los servicios para llevar, ya que es una modalidad con un costo alto, sea que lo tengas propio o lo hagas a través de terceros”, advirtió el gerente.

Taco Bell y Pizza Hut, por su lado, declinaron referirse a temas de personal y de planes de expansión.