Carlos Cordero Pérez. 9 diciembre, 2019
El 87% de las tarjetas y el 90% de los datáfonos cuentan con tecnología de chips y 'contactless' que brindarían mayor seguridad, según el BCCR. (Foto Jeffrey Zamora / Archivo)
El 87% de las tarjetas y el 90% de los datáfonos cuentan con tecnología de chips y 'contactless' que brindarían mayor seguridad, según el BCCR. (Foto Jeffrey Zamora / Archivo)

El Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) prepara cambios al reglamento de tarjetas de crédito y débito que incluiría sanciones para negocios que soliciten la identificación a los consumidores en compras menores a ¢15.000.

Leonardo Cordero, jefe del despacho del MEIC, reconoció que en la actualidad no existe una regulación por parte de este Ministerio en ese sentido.

El funcionario indicó que la cartera trabaja con el Banco Central de Costa Rica (BCCR) en una propuesta de regulación para actualizar las reglas en ese tipo de transacciones, a tono con la realidad de los medios electrónicos de pago, el volumen de las transacciones y la facilidad para el usuario.

“Una reforma parcial al decreto 35867-MEIC vigente (reglamento de tarjetas) se encuentra en su etapa final de análisis, de manera que permita someterla a consulta pública en los primeros meses del año 2020”, afirmó Cordero.

Desde mayo del 2018, el BCCR aprobó la directriz que establece que no se debe exigir a los consumidores la identificación en sus compras de ¢15.000 o menos.

Los dependientes, propietarios y supervisores en algunas cadenas de supermercados y comercios que mantienen la práctica de solicitar la identificación suelen explicar que la piden por seguridad del cliente que paga con la tarjeta.

El BCCR no contempló mecanismos para que el consumidor pueda denunciar a los comercios que incumplen, ni sanciones, ya que esta potestad corresponde al MEIC.

Por ahora, los clientes solo tienen la opción de exigir el cumplimiento de la directriz o no realizar la compra.

“Lo que deben hacer, como clientes, es exigirle al comercio la aplicación de este procedimiento”, respondió Carlos Melegatti, director de sistemas de pagos del BCCR.

Los comercios, especialmente los restaurantes, deben implementar datáfonos inalámbricos para que los consumidores no pierdan de vista sus tarjetas a la hora de pagar sus compras. (Foto archivo GN)
Los comercios, especialmente los restaurantes, deben implementar datáfonos inalámbricos para que los consumidores no pierdan de vista sus tarjetas a la hora de pagar sus compras. (Foto archivo GN)
Seguridad y eficiencia

La iniciativas del BCCR sobre sistemas de pagos se enfocan en la seguridad y agilidad cuando los consumidores pagan sus compras.

Para la seguridad se impulsa desde hace tres años la sustitución de las tarjetas con banda magnética (a las que se atribuye mayores riesgos) por tarjetas con chip y tecnología sin contacto (contactless).

De las casi 9 millones de tarjetas de crédito y débito emitidas en Costa Rica, el 87% cuenta con este nuevo sistema. Asimismo, el 90% de los datáfonos ya operan con la tecnología. Casi la mitad de los pagos en comercios ya se efectúan con contactless.

Un paso que falta aún en este campo es el uso de datáfonos portátiles para que clientes nunca entreguen la tarjeta en restaurantes, por ejemplo, a la hora de cancelar su cuenta.

“Nos queda avanzar en eficiencia”, reconoció Melegatti. “El pago rápido en transacciones menores de ¢15.000 es parte de la propuesta”.

El funcionario indicó que esta medida permite que la transacción se realice en un tercio del tiempo.

El siguiente paso aquí será que en los pagos superiores a los ¢15.000 el cliente digite su PIN (el mismo que usa en cajeros automáticos para retiros de efectivo).

Melegatti indicó que la directriz se emitió como una regulación del BCCR hacia los bancos emisores y adquirentes de tarjetas (débito, crédito y prepago), los cuales a su vez la establecen como obligatoria a los comercios.

Agregó que no se consideró necesario fijar medidas en casos de incumplimiento ya que la agilidad en el pago en cajas “es un tema de interés de los bancos y comercios”.

En teoría, si no se aplica, los negocios pierden la oportunidad de brindar un mejor servicio al cliente. El BCCR confía en que los clientes empezarán a demandar una mejor experiencia de usuario y eso llevaría a implementar la directriz.

En el futuro, cuando el MEIC actualice el reglamento de tarjetas, los consumidores podrían realizar denuncias de la misma forma que se realizan actualmente para reclamos como en casos de reversión de cobros.

Leonardo Cordero, del MEIC, recordó que el organismo competente para el trámite de los reclamos es la Comisión Nacional del Consumidor y que se puede hacer por medio de la plataforma de consumidor.

FUENTE: BCCR    || créditos / LA NACIÓN.

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, afirmó que esta organización apoya la directriz del BCCR para este tipo de pagos en la medida que facilita y agiliza las transacciones y las compras.

Agregó que se trata de generar confianza tanto en los comercios como en los consumidores, aunque sí es necesaria una estrategia de comunicación para explicar la medida y sus beneficios.

Asimismo,recordó que la seguridad es responsabilidad de las entidades financieras. “Los comerciantes deberían estar tranquilos con la aplicación de esta medida”, afirmó Elizondo.