Patricia Leitón. 24 octubre
Berenice Briones cuenta con Internet y computadora en su apartamento y desde ahí trabaja como analista de negocios en Visión Mundial. Fotos: Mayela López
Berenice Briones cuenta con Internet y computadora en su apartamento y desde ahí trabaja como analista de negocios en Visión Mundial. Fotos: Mayela López

El número de viviendas con Internet aumentó en cerca de 237.000, en el 2019, respecto al año pasado y alcanza en estos momentos al 86% de las casas; el teléfono celular también siguió avanzando hasta el 96% de las viviendas, al punto que hoy ambas tecnologías son tan comunes como tener televisor a color.

Por el contrario, el teléfono fijo pierde cada vez más terreno en el hogar, al igual que la radio tradicional, mientras que la televisión por cable frenó su crecimiento.

Así lo muestran los resultados de la Encuesta Nacional de Hogares del 2019 que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), cuyos primeros resultados comenzó a divulgar el jueves 17 de octubre.

Dicho estudio contiene un módulo de Tecnologías de Información y Comunicación, donde se aprecian marcados cambios en las tendencias, en los últimos nueve años.

Salto en Internet

Según la Encuesta, la tenencia de Internet mantiene un crecimiento sostenido desde el año 2010 cuando apenas estaba en la cuarta parte de las casas, mientras que este año llegó al 86%.

Los datos reflejan que el servicio ha llegado hasta los hogares más pobres, pues esta pasó de ser una carencia en el 30% de las familias, en el 2018, a 15% en el 2019, según los datos que se extraen del índice de pobreza multidimensional, que es otro indicador que también se construye con los datos de la Encuesta.

Se consideran con privación aquellos hogares donde ninguna persona, de cinco años o más, haya utilizado Internet en los últimos tres meses. En el caso de hogares integrados únicamente por personas adultas mayores (de 65 años o más), no se consideran con esta privación, independientemente de si utilizaron o no la tecnología.

Eddy Madrigal, coordinador de la Encuesta Nacional de Hogares, explicó que la tendencia de Internet en las viviendas incluye varios tipos de conexión: por teléfono fijo, por cable coaxial, por celulares, fibra óptica u otro tipo de conexión.

Según los datos suministrados por el INEC, en julio del 2019, el 45% de las viviendas usaba la conexión de cable coaxial para acceder a la red; el 40%, dispositivos móviles; el 8%, fibra óptica y el 7%, teléfono fijo.

Un factor que contribuyó con este incremento es el Programa de Hogares Conectados de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), con los recursos del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) y que consiste en dotar de una conexión de Internet fijo de dos megas y una computadora portátil, a los hogares de escasos recursos.

Gilbert Camacho, presidente del Consejo de Sutel, explicó que, según datos de la entidad, entre el 2016 y 2018 hubo un crecimiento de 198.697 suscripciones a Internet fijo; de ellas, 121.438 corresponden a familias del Programa Hogares Conectados y las restantes a la dinámica propia del mercado, que se vio influenciada positivamente con la declaratoria de competencia efectiva en el mercado de Internet fijo, en el 2016.

“Esto dinamizó la competencia entre operadores y en el último semestre del 2018 cerró con una disminución en los precios del servicio de Internet fijo de 11,2%”, comentó Camacho.

“Las familias beneficiadas con el Programa Hogares Conectados equivalen a 485.752 personas, aproximadamente, cifra cercana a la población total de la provincia de Heredia. Estamos seguros de que esta cifra se ve reflejada en los datos de la encuesta de Hogares del INEC”, añadió el jerarca.

También se intentó tener el criterio del Ministerio de Ciencia y Tecnología y Telecomunicaciones, pero no respondieron.

Christian Sánchez, director ejecutivo de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), comentó que la mejora en la penetración de dispositivos móviles, la inversión en infraestructura y el despliegue de las principales empresas de telecomunicaciones ha permitido una mejora sustantiva en el aumento del uso del Internet.

La mayor tenencia de Internet en las viviendas abre nuevas oportunidades para la educación y el teletrabajo.

Para Roberto Sasso, presidente del Club de Investigación Tecnológica, la Universidad Estatal a Distancia y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) tienen gran potencial de crecimiento por la vía de las capacitaciones en línea. El INA recién publicó 280 cursos gratuitos con esta modalidad.

Para ello, comentó Sasso, es necesario tener mejores anchos de banda y simetría, que la velocidad de subida sea similar a la de bajada, para poder hacer videoconferencias y trabajos en grupo, por ejemplo. Con la fibra, añadió, todas esas dificultades desparecen.

El avance del Internet en las viviendas, añadió Sasso, amenaza a la televisión tradicional, pues cada vez más personas utilizan el televisor conectado a Internet. Esta es una de las razones por las que la televisión por cable se ha desacelerado.

En cuanto al uso de computadora, que está en cerca de la mitad de las viviendas, Sánchez comentó que estos aparatos, salvo casos excepcionales, son bienes adquiridos de forma subsidiaria cuando las necesidades de educación, profesión u ocupación de la población así lo demandan.

“Es muy probable además que, dadas las condiciones y requerimientos del mercado laboral, la adquisición de equipos de cómputo se vuelva más común, ello en vista de las nuevas y necesarias capacidades de talento humano indispensables para la inserción del país en la cuarta revolución industrial”, indicó el representante de Camtic.

Otro cambio que puede aumentar la compra de computadoras son las tendencias marcadas por la industria naranja, donde el valor está determinado por el contenido de propiedad intelectual, concluyó Sánchez.