Marvin Barquero. 26 septiembre, 2017

San José.

La adquisición de una vivienda es una tarea que se realiza pocas veces en la vida, para lo cual no se ha generado experiencia como consumidor y, por lo tanto, es un asunto que requiere de mucho asesoramiento y calma, advirtieron, por separado, la Cámara Costarricense de la Construcción y el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA).

El comprador de una casa generalmente no tiene experiencia en detalles ni siquiera de los contratos ni de los denominados enganches o sumas de dinero que se adelantan, consideró Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara.

Por ejemplo, añadió Murillo, hay mucha queja acerca del incumplimiento en plazos de entrega, pero cuando se revisa el contrato se dice que rige a partir de la obtención de todos los permisos de construcción y no a partir de la rúbrica de las dos partes. El cliente no tiene experiencia para revisar esos detalles.

En otros casos, agregó, los nuevos dueños del inmueble se quejan porque tiene piso de cerámica y no de porcelanato como ellos querían. Pero el contrato incluye una cláusula general donde dice "pisos de primera calidad" sin especificar los materiales.

Los compromisos adquiridos por las inmobiliarias, tanto en los contratos como en la edificación de la obra, se deben revisar con mucho cuidado, ojalá con ayuda de profesionales, advirtieron el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos y la Cámara Costarricense de la Construcción.
Los compromisos adquiridos por las inmobiliarias, tanto en los contratos como en la edificación de la obra, se deben revisar con mucho cuidado, ojalá con ayuda de profesionales, advirtieron el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos y la Cámara Costarricense de la Construcción.

"No somos diestros al cuidar detalles cuando se trata de comprar una casa, como si se hace con una camisa porque se adquieren muchas en la vida", advirtió Murillo. Eso se presenta, recordó, con lo que quizá sea la mayor compra de una persona o familia.

Otro de los fallos comunes, destacó, es la confianza total en el vendedor y la empresa. Aquí lo ideal es preguntar al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) si la compañía está inscrita; también hacerlo en el CFIA.

Por otro lado, consultar si el profesional responsable de las obras está en el Colegio y asegurarse de quién es el dueño de los terrenos donde se construirán las viviendas.

Otra buena práctica, según la Cámara, es visitar proyectos ya entregados por las constructoras y preguntar a algunos vecinos cómo ha sido su experiencia.

Para Olman Vargas, director ejecutivo del CFIA, ese sondeo entre clientes de proyectos ya entregados se vuelve fundamental al decidir la compra de una casa. También consideró muy relevante consultar al Colegio si la inmobiliaria está inscrita y con todos los papeles en orden.

Vargas recordó que si hay fallos importantes en el proceso de construcción, el CFIA puede suspender a las inmobiliarias y a los profesionales responsables de las obras.

El consumidor tiene al menos tres instancias donde acudir si el problema es grande y se sostiene: denunciar al profesional responsable ante el CFIA, con lo cual presiona porque el encargado puede perder su licencia; acudir a la oficina de defensa del consumidor del MEIC y presentar una demanda para un juicio civil en los tribunales de justicia.

Murillo y Vargas coincidieron, por separado, en que la calma y la paciencia son lo mejor en el proceso para adquirir vivienda y ojalá acudir a un abogado para revisar el contrato y otros aspectos legales, y a un ingeniero o arquitecto para temas de la obra y sus detalles.

"Lamentablemente las denuncias se presentan con frecuencia; no es un problema aislado", concluyó Vargas.