AFP . 19 junio
Terry Lang, propietario de un bar en Pekín, junto a la barra del establecimiento que fue cerrado como medida preventiva para frenar el avance de una oleada de coronavirus en la capital china. Todos los bares y restaurantes de la ciudad fueron cerrados y a miles de habitantes se les está aplicando la prueba de contagio. Foto: GREG BAKER/AFP
Terry Lang, propietario de un bar en Pekín, junto a la barra del establecimiento que fue cerrado como medida preventiva para frenar el avance de una oleada de coronavirus en la capital china. Todos los bares y restaurantes de la ciudad fueron cerrados y a miles de habitantes se les está aplicando la prueba de contagio. Foto: GREG BAKER/AFP

Pekín. China anunció este viernes el lanzamiento de una campaña de inspección de alimentos importados, tras el resurgimiento del nuevo coronavirus en Pekín, y después de que expertos hayan observado similitudes con cepas europeas del virus.

La capital china, de 21 millones de habitantes, había recuperado casi su normalidad después de dos meses sin nuevos contagios. Y la epidemia se consideraba casi erradicada en el país, gracias al uso de la mascarilla, el seguimiento de los contactos y las cuarentenas.

Sin embargo, hace unos días, se registró un repunte de covid-19 en la capital y el ayuntamiento confinó unas 30 zonas residenciales, cerró las escuelas y efectuó pruebas de diagnóstico a cientos de miles de habitantes.

El ministerio de Salud informó, este viernes 19 de junio, de 25 nuevos casos de covid-19 en Pekín, en 24 horas, llevando el total a 183.

Las autoridades publicaron nuevas informaciones sobre el rebrote epidémico y proporcionaron información sobre el genoma del virus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a científicos extranjeros.

"Según los resultados preliminares de la epidemiología genómica, este virus vendría de Europa", declaró Zhang Yong, un alto responsable del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China.

"Pero es diferente de (la cepa) del virus que circula actualmente en Europa. Es anterior", precisó en un artículo publicado por la comisión nacional anticorrupción.

Según él, se podría tratar de una versión del virus que circuló en el continente europeo hace varias semanas o meses.

Carne y verduras

Se sospecha que el origen de las nuevas infecciones podría ser el mercado mayorista de Xinfadi, que abastece productos frescos a la capital. El virus fue detectado en las planchas para cortar salmón importado.

Según Zhang Yong, este SARS-Cov2 podía haber venido de Europa por medio de alimentos congelados. También podía encontrarse desde hace tiempo en el mercado, donde habría sobrevivido gracias a la humedad y la oscuridad, de ahí su parecido con cepas más antiguas.

Como medida de precaución, Pekín aconsejó a sus habitantes tirar todos los productos marinos congelados y a base de soja, comprados en Xinfadi.

Entre las muestras que dieron positivo del mercado, "muchas" eran de este tipo de alimentos, dijo el viernes un portavoz del ayuntamiento.

Song Yueqian, un responsable de la Administración General de Aduanas, anunció una campaña para inspeccionar los alimentos frescos conservados a baja temperatura y procedentes de "países de alto riesgo".

En esta lista figuran productos marinos, carne y verduras congeladas: de los 15.638 a los que se hizo la prueba hasta ahora, todos dieron negativo al nuevo coronavirus, precisó Song a la prensa.

Por precaución, China suspendió las importaciones del productor alemán de carne Tönnies, después de que un trabajador resultara positivo.

No tocar el pescado o la carne cruda

Nada demuestra que el virus se transmita por otras vías que las microgotas de saliva o el contacto con personas contagiadas, dijo Feng Luzhao, un experto del Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

Sin embargo, este especialista desaconsejó a los habitantes tocar directamente pescado o carne cruda.

Otros científicos advierten, no obstante, que hay que evitar conclusiones precipitadas sobre el origen del virus detectado estos días en Pekín.

"Es posible que el virus que provoca actualmente una epidemia en Pekín haya viajado desde Wuhan hasta Europa y haya vuelto ahora a China", estima Ben Cowling, profesor en el Centro de Sanidad Pública de la Universidad de Hong Kong.

Para este experto, el hecho de no haber identificado el primer nuevo caso hace muy difícil rastrear el origen del virus.