9 octubre, 2014

El precio de la canasta básica alimentaria que calcula el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), bajó 0,71% entre agosto y setiembre del 2014, hasta ¢45.517.

La canasta es una selección de alimentos que permiten satisfacer, por lo menos, las necesidades de calorías de un individuo promedio de una población de referencia.

Es la primera reducción de este indicador desde febrero del 2014. La leve disminución en los precios de alimentos contribuyó a que la inflación retrocediera en ese periodo.

Precisamente, para setiembre pasado, el índice de precios al consumidor (IPC) se contrajo 0,14%, y el subgrupo de alimentos y bebidas retrocedió en 0,48%.

Si bien esta canasta y el IPC son estimaciones independientes y con diferentes objetivos, es esperable que la caída en ambos indicadores esté relacionada.

El IPC se compone de 12 grupos de diversos bienes y servicios, donde el de alimentos y bebidas tiene el mayor peso, con 18,61%.

Por su parte, en la canasta básica alimentaria, los subgrupos que más aumentaron de precio el mes anterior fueron las leguminosas (8,53%) y huevos (3,53%).

Mientras tanto, los tubérculos y las hortalizas estuvieron en el grupo que experimentó un descenso en sus costos, de 8,53% y 8,23%, respectivamente, según detalló el INEC en un comunicado.