Patricia Leitón. 21 abril
Según el FMI, las pruebas de estrés sugieren que el sistema bancario está suficientemente bien capitalizado para absorber choques considerables. En la foto funcionarios del Banco de Costa Rica atienden a clientes en Expocasa. Foto: Archivo.
Según el FMI, las pruebas de estrés sugieren que el sistema bancario está suficientemente bien capitalizado para absorber choques considerables. En la foto funcionarios del Banco de Costa Rica atienden a clientes en Expocasa. Foto: Archivo.

Las pruebas que realizó el Fondo Monetario Internacional (FMI) al sistema bancario nacional para ver qué tan resistente es ante un golpe económico severo resultaron positivas.

Dichas pruebas, denominadas de estrés, arrojaron como resultado que el sistema está lo suficientemente bien capitalizado como para absorber choques considerables, aunque algunos bancos pequeños requerirían inyecciones de capital.

“El sector bancario en general mantiene un índice de adecuación de capital (ACR) post-shock del 12%, incluso en el escenario adverso de un shock combinado que consiste en: un gran aumento en la morosidad, un considerable aumento en la tasa de interés y una significativa depreciación del tipo de cambio. Cuatro bancos no alcanzan el CAR mínimo reglamentario (10%)”, señaló el Fondo en su informe sobre la situación económica conforme el artículo IV del Convenio Constitutivo.

“Sin embargo, los bancos afectados son relativamente pequeños y en conjunto solo representan el 13,35% de los activos del sector bancario”, añadió el Fondo.

El superintendente general de entidades financieras, Bernardo Alfaro, explicó que el "índice de adecuación de capital” es lo que se conoce en nuestro país como la suficiencia patrimonial, que es el capital necesario para hacerle frente a los riesgos que los activos de un banco representan (por ejemplo, el no pago de los créditos).

Según la normativa de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) el mínimo de dicho indicador es 10%.

Sobre el resultado de los cuatro bancos cuyo indicador bajaría de 10% Alfaro comentó que eso sucedería bajo un golpe muy violento.

“Lo que hay que comprender es que esos cuatro bancos pequeños, obviamente ninguno sistémico, enfrentarían esa situación bajo el escenario adverso; se trata de un shock muy violento que considera, para el primer año, una recesión, una fuerte depreciación del colón, alta inflación, y unos niveles de morosidad muy altos. Y para los siguientes dos años proyecta una recuperación muy lenta”, dijo el superintendente.

“En todo caso, siempre hablamos con cada banco por aparte sobre los resultados, y les pedimos planes ante la eventualidad de que un escenario tan complicado pudiera producirse. Y sus respuestas se valoran a fondo”, comentó.

Alfaro explicó que las pruebas del Fondo generaron resultados similares a las que ha realizado la Sugef desde hace tres años.

“Eso significa que nuestras pruebas son consistentes y se basan en escenarios poco probables pero plausibles; y que las metodologías son robustas”, comentó.