Óscar Rodríguez. 25 marzo
Guillermo Araya, director del Instituto Costarricense sobre Drogas. Foto: Melissa Fernández.
Guillermo Araya, director del Instituto Costarricense sobre Drogas. Foto: Melissa Fernández.

Guillermo Araya, director del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), destacó que el crimen organizado presiona cada vez con más fuerza para lograr incluir, en el sistema financiero, dinero ilícito.

El funcionario explicó a La Nación que contar con herramientas para la detección de casos sospechosos generaron un incremento de alertas en el 2018, cuando hubo 507, frente a las 320 del 2017.

– ¿Cuáles son las razones del incremento de casos sospechosos de lavado de dinero en el 2018?

– El sistema de prevención contra la legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo ha ganado herramientas y conocimiento de detección. La prevención es más rigurosa en el sistema financiero y eso hace que haya un incremento (de casos).

“El otro elemento es hay una gran presencia de dinero en efectivo en las calles costarricenses, que presiona a las entidades financieras.

“El objetivo de los lavadores y narcotraficantes es incorporar el dinero al sistema financiero. Con ese objetivo buscan cómo penetrar al banco directamente o mediante actividades profesionales no financieras, para justificar el dinero e incorporarlo al banco”.

– ¿El crecimiento de casi un 60% de reportes de la banca es más por narcotráfico?

– Es crimen organizado, no es solo narcotráfico. Hablamos de estructuras que tienen contadores, auditores, hasta asesores legales. No es un tema solo de Costa Rica, es regional a través de la presencia de más actividad delictiva y organización.

“Es un proceso de criminalidad que busca cómo diversificar los delitos. Es parte de la realidad del país.

“Con el tema de la droga se asocian más delitos que vienen amarrados al narcotráfico. Esa es nuestra realidad y presiona a que haya un incremento de operaciones sospechosas”.

¿Cómo es el proceso de verificación cuando reciben un reporte sospechoso?

– El sistema financiero tiene los oficiales de cumplimiento, ahí es donde se desarrolla el proceso de debida diligencia, esto es la política de ‘conozca a su cliente’, e identificarlo.

“Ahí es donde se determina si una transacción entra en la característica de reporte sospechoso y se emite, bajo un canal seguro, la información a la Unidad de Inteligencia Financiera (del ICD) para efectuar el procedimiento de verificación. Este es un procedimiento confidencial y no quisiera entrar en detalle”.

– ¿El ICD es el que hace la investigación? ¿Puede explicarlo? No le estoy pidiendo que brinde detalles.

– Nosotros no investigamos ni tenemos investigadores. Nosotros tenemos auditores forenses en temas financieros. Trabajamos en el ámbito de manejar, procesar y aportar información de inteligencia. Es un proceso de inteligencia.

“El que hace la investigación es el Ministerio Público junto con el OIJ (Organismo de Investigación Judicial)”.

– ¿El llamado caso del cementazo generó mas rigurosidad en la banca? Este fue un caso donde se dio la entrada y salida del país de muchos recursos.

– No me quiero referir a un caso específico, no me lo permite la ley. El sistema financiero ha venido en un proceso de tener más capacidad de fortalecimiento. No está relacionado con un solo caso, no podría acreditarlo solo por un caso.

”A partir del 2015 es cuando se ha dado un incremento de los casos de reportes porque el sistema es más robusto y consolidado en la verificación del origen lícito de recursos y transacciones”.