Óscar Rodríguez. 13 septiembre
La Sugef concluyó, tras un proceso sancionatorio, que Bancrédito incumplió la supervisión del destino de ¢1.980 millones de Banca para el Desarrollo prestados CoopeAmistad. Foto: Melissa Fernández Silva
La Sugef concluyó, tras un proceso sancionatorio, que Bancrédito incumplió la supervisión del destino de ¢1.980 millones de Banca para el Desarrollo prestados CoopeAmistad. Foto: Melissa Fernández Silva

La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) sancionó a Bancrédito por su ‘negligencia’ en el manejo de ¢1.980 millones, del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD), destinado a pymes, emprendedores, microempresas y mipymes agropecuarias.

La Superintendencia multó a la entidad pública al pago de ¢179 millones –0,5% de su patrimonio– por incurrir en una ‘culpa grave’ por no verificar el uso de dichos fondos públicos, según el informe SGF-1759-2018, del 8 de junio anterior.

El documento, del cual tiene copia La Nación, detalla que el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) dio los recursos del Fondo de Financiamiento para el Desarrollo (Fofide), parte del SBD, a CoopeAmistad, cooperativa de trabajadores de Dos Pinos.

Sin embargo, el dinero prestado a la cooperativa nunca llegó a los destinatarios establecidos por la legislación informó la Dirección Ejecutiva de Banca para el Desarrollo, en abril del 2017, a Sugef lo cual dio origen a la investigación contra el banco estatal.

Mientras que el Consejo Rector del SBD revocó a CoopeAmistad, el año pasado, su licencia para prestar dinero del sistema.

“Se evidencia culpa grave del Área de Seguimiento y de la Auditoría Interna de Bancrédito, que a través de sus funcionarios, actuaron con negligencia en la verificación del cumplimiento de las obligaciones asumidas por esa entidad (...) no solo por disponerlo expresamente la ley, sino además porque los fondos públicos Fofide, cuyo acervo se prestó ¢1.980 millones a CoopeAmistad, son patrimonio del Banco”, argumentó la Superintendencia antes de imponer la multa.

Berny Calderón, gerente de CoopeAmistad, afirmó -pese a los argumentos de Sugef y Banca para el Desarrollo- que los recursos prestados por Bancrédito fueron colocados en pequeños y medianos asociados ligados a la actividad agropecuaria.

La ley del SBD establece que cada banco público debe destinar el 5% de sus utilidades netas anuales –tras el pago de impuestos– a las pymes. El dinero puede prestarlo directamente la institución o como banca de segundo piso, es decir dándolo a una tercera entidad autorizada a colocar los recursos, en este caso la cooperativa.

Bernardo Alfaro, jerarca de la Sugef, confirmó que el Banco “incumplió con sus obligaciones de control como operador de segundo piso y por eso fue sancionado”.

Marco Hernández, interventor de Bancrédito, corroboró las omisiones de la institución y que pagarán la multa impuesta.

“Bancrédito no ejercitó los controles correspondientes para asegurar que los fondos del Fofide llegaran efectivamente a sus beneficiarios, según lo determinado en el acto final del procedimiento sancionatorio”, afirmó Hernández.

La sanción dictada por Sugef quedó en firme, el pasado 17 de agosto, luego de que el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) declarara sin lugar la apelación presentada por la entidad cartaginesa, corroboró Luis Carlos Delgado, presidente del Consejo.

Bancrédito será absorbido por el Banco de Costa Rica (BCR), el 30 de noviembre próximo, luego de que la entidad fuera declarada inviable financieramente por el Conassif en marzo anterior.

Argumentos de la sanción dictada por la Sugef a Bancrédito.
Argumentos de la sanción dictada por la Sugef a Bancrédito.
Hallazgos de la pesquisa

La investigación efectuada por la Superintendencia confirmó que, en noviembre del 2015, el Consejo Rector del SBD acreditó a Bancrédito como operador financiero de Banca para el Desarrollo.

En la misma autorización se advirtió al banco público que los recursos debían dirigirse a emprendedores, microempresas, pymes, mipymes agropecuarias, microempresas, microcréditos.

En marzo del 2016, la entidad acordó dar la totalidad de los fondos de Fofide a CoopeAmistad. Entre ese mes y diciembre –del mismo año– no efectuó ningún tipo de supervisión, solo reportó el saldo de la operación crediticia, se detalla en el informe.

Al momento de aprobarse el crédito para CoopeAmistad, Jean Jacques Oguilve era el presidente de la Junta Directa de Bancrédito y Gerardo Porras ocupaba el cargo de gerente general.

“Se evidenció, que durante el año 2016, ese fue el único crédito financiado con fondos Fofide. Por lo que, para entonces la experiencia del Banco dentro del Sistema era incipiente”, se recalca en el informe SGF-1759-2018.

La Superintendencia comprobó que, tras la aprobación de la operación crediticia, no hubo posterior seguimiento de la actuación de la cooperativa ni medición de impacto de los préstamos.

Tampoco se encontró que la entidad bancaria pidiera a CoopeAmistad información de los beneficiarios de los créditos, ciclos productivos de los destinatarios de los recursos, ni verificación del cumplimiento de las metas de colocación.

Pese a los incumplimientos encontrados, la Sugef no evidenció intencionalidad, malicia, ni dolo en los funcionarios del Banco Crédito Agrícola.

El jerarca de la Sugef explicó que le proceso disciplinario fue únicamente para determinar la responsabilidad del banco estatal, no para determinar responsabilidad de funcionarios.

Asimismo, Marco Hernández, interventor de Bancrédito, confirmó que no hubo un daño a fondos públicos porque el crédito es pagado de manera normal por la cooperativa.

Banca para el Desarrollo quitó licencia a CoopeAmistad
Banca para el Desarrollo descubrió que recursos del sistema prestado por Bancrédito a CoopeAmistad fueron canalizados a sujetos no beneficiarios. Foto: Mayela López
Banca para el Desarrollo descubrió que recursos del sistema prestado por Bancrédito a CoopeAmistad fueron canalizados a sujetos no beneficiarios. Foto: Mayela López

El Consejo Rector del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) sancionó, el año pasado, a la Cooperativa de Ahorro y Crédito La Amistad (CoopeAmistad) por prestar recursos del fondo a clientes que no cumplían con los requisitos.

“El órgano decisor (...) concluyó que CoopeAmistad era responsable de canalizar recursos del SBD a sujetos no beneficiarios. Por consiguiente, mediante acuerdo AG-1788-21-2017, revocó su licencia para operar y excluyó a esa entidad del Sistema de Bancara para el Desarrollo”, se detalla en el informe SGF-1759-2018, de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

La cooperativa de trabajadores de Dos Pinos recibió, en marzo del 2016, ¢1.980 millones de Bancrédito para prestar a proyectos productivos de pymes, mipymes agropecuarias, emprendedores y microempresas.

Sin embargo, Banca para el Desarrollo descubrió que el dinero no llegó a los beneficiarios del sistema; luego de efectuar una investigación contra el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito).

Berny Calderón, gerente general de CoopeAmistad, aseguró que el dinero del Fondo de Financiamiento para el Desarrollo (Fofide), del banco cartaginés, se otorgaron a pequeños y medianos asociados ligados al sector agropecuario.

Además recalcó que atendieron la decisión del Consejo Rector del SBD de quitarles la licencia para prestar recursos del sistema.

“Las obligaciones con Bancrédito están totalmente al día al igual que la cartera de nuevos asociados financiados con este fondo“, dijo Calderón.

Por este caso, la Sugef sancionó al banco cartaginés con una multa equivalente al 0,5% del patrimonio de la institución pública. Empero, no inició ningún proceso contra la cooperativa, a pesar de ser una entidad supervisada.

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia, explicó que la investigación solo se hizo contra el banco estatal porque el “a CoopeAmistad R.L., el Consejo Rector del SBD sancionó excluyéndola del sistema por no prestar los recursos a los beneficiarios de la Ley 9274 ( Ley Sistema de Banca para el Desarrollo )”.

Cuando el banco cartaginés supo que era investigado exigió a la cooperativa la devolución inmediata de los fondos porque no fueron usados para el destino pactado.

“En vista de la gravedad de la situación y dado que se suscribió un contrato de crédito entre ambas entidades (...) al haber admitido en su nota que los recursos fueron utilizados para otros fines, se hace exigible el reintegro inmediato de los mismos (dinero)”, se detalla en el oficio SGC-070-2017, enviado por el Banco a CoopeAmistad.

Pese a lo afirmado en la misiva, Bancrédito llegó a un acuerdo con la cooperativa y mantuvo la vigencia del crédito, se reseña en el informe PDC-AJ-0063-2018 del Conassif, del pasado 17 de agosto.