Óscar Rodríguez. 14 febrero

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) está obligado a crear una provisión de $20,7 millones por el mayor riesgo que representa el crédito otorgado al consorcio Hidrotárcoles S. A. para la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Capulín San Pablo, en Turrubares.

Bernardo Alfaro, subgerente de Riesgo y Crédito del BNCR, confirmó que la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) les ordenó degradar la calificación del deudor y hacer una estimación del 20% del saldo del dinero girado, es decir $103,5 millones.

"La Superintendencia dio una valoración y nos pidió que lo calificáramos (al deudor) en categoría C-1. Significa que tenemos que hacer un gasto por estimación", aceptó Alfaro ante la Comisión Investigadora de Créditos Bancarios, el pasado 25 de enero.

El proyecto hidroeléctrico Capulín San Pablo, en Turrubares, es desarrollado por el consorcio Hidrotárcoles S.A. El Banco Nacional giró $103,5 millones de los $117,5 millones que prestó a la empresa. El ICE decidió finalizar el contrato de construcción por incumplimiento, dado que la obra debió entregarse a mediados del 2017. Foto: Jeffrey Zamora
El proyecto hidroeléctrico Capulín San Pablo, en Turrubares, es desarrollado por el consorcio Hidrotárcoles S.A. El Banco Nacional giró $103,5 millones de los $117,5 millones que prestó a la empresa. El ICE decidió finalizar el contrato de construcción por incumplimiento, dado que la obra debió entregarse a mediados del 2017. Foto: Jeffrey Zamora

El funcionario reveló el mandato de la Sugef, tras las consultas realizadas por Rafael Ortiz, diputado socialcristiano, en la sesión de más de tres horas de la comisión legislativa.

Posteriormente, Juan Carlos Corrales, gerente general del Banco, aceptó que la reserva dictada por la Superintendencia equivale al 33% de las ganancias de la institución estatal del año pasado.

"Cerramos el 2017, más o menos, con unos $80 millones (de utilidad). Ya hicimos la corrida del efecto que esto podría ocasionar (la provisión) y nos bajaría las utilidades a unos $60 millones", reconoció Corrales al legislador rojiazul.

El Gerente dijo que la degradación del deudor ocurrió entre octubre y noviembre del 2017.

Cecilia Sancho, jerarca interina de la Sugef, explicó que el Banco es el responsable de hacer la estimación correspondiente con base en la calificación dada al deudor.

Previo a la orden de Sugef, el consorcio Hidrotárcoles estaba calificado como un cliente categoría A, es decir que está al día en sus obligaciones.

Origen del proyecto

El Banco Nacional otorgó, en abril del 2014, un préstamo de $117,5 millones para la edificación de la planta, de los cuales ya giró $103,5 millones.

El proyecto está valorado en $167 millones y es desarrollado por el consorcio Hidrotárcoles, integrado por las sociedades Hidrosanp, Hidroescoval y Mauricio José Acosta, detalló el banco público en su sitio web.

La obra comenzó a construirse en abril del 2012, cuando el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) firmó el contrato con el consorcio.

El Instituto pretendía comprarle a Hidrotárcoles S. A. bloques de energía de hasta 50 megavatios. Un megavatio-hora (MWh) es una unidad de medida de energía eléctrica, equivalente a un millón de vatios-hora.

Sin embargo, el ICE inició el proceso de finiquito del contrato a mediados del 2015, año en que debía entrar en operación la obra; para entonces ya presentaba atrasos.

"En el 2015 era la primera fecha que debía entrar ese proyecto y habíamos previsto que entrara en agosto del 2015. Luego vino el 2017 que fue la fecha aceptada por ellos (el Banco Nacional) y no nosotros. Y ahora no sabemos la fecha de entrada, entiendo que puede ser a finales del 2019", afirmó Carlos Obregón, presidente ejecutivo del ICE, ante la Comisión Investigadora de Créditos Bancarios, este 12 de febrero.

El Instituto notificó, en enero anterior, a Hidrotárcoles y al BNCR de que daba por finalizado el contrato por incumplimientos en la fecha de entrada de operación de la planta.

Corrales reconoció que Sugef podría ordenar la ampliación de la provisión debido a la decisión del ICE de finalizar el contrato.

Juan Carlos Corrales (derecha), gerente del Banco Nacional, reconoció que la Sugef puede pedir la ampliación de la provisión del crédito a Hidrotárcoles debido a que el ICE decisión finalizar el contrato. Le acompañan Bernardo Alfaro, subgerente, y Marietta Herrera, directora Jurídica del Banco. Fotot: Graciela Solis
Juan Carlos Corrales (derecha), gerente del Banco Nacional, reconoció que la Sugef puede pedir la ampliación de la provisión del crédito a Hidrotárcoles debido a que el ICE decisión finalizar el contrato. Le acompañan Bernardo Alfaro, subgerente, y Marietta Herrera, directora Jurídica del Banco. Fotot: Graciela Solis
Más dificultades

Los problemas del Nacional con el proyecto hidroeléctrico Capulín San Pablo no finalizan con la estimación ordenada por Sugef.

Corrales informó este 12 de febrero, ante la comisión legislativa, de que en marzo próximo finaliza el periodo de gracia dado a Hidrotárcoles, en el cual solo ha pagado intereses.

A partir del mes 43, el consorcio empresarial debe cancelar cuotas mensuales de intereses y amortización al principal, según establece el contrato de crédito.

"Si en dos meses se vence el periodo de gracia, de dónde va a pagar esta gente (Hidrotárcoles) si no tiene ingresos porque no está produciendo", cuestionó el diputado Rafael Ortiz, durante la comparecencia.

El gerente del Banco Nacional, Juan Carlos Corrales, afirmó que están en disposición de llegar a un arreglo con el ICE.

"Desde el punto de vista financiero no tenemos ningún problema de llegar a un buen entendimiento, siempre que el Instituto llegue a un acuerdo con Hidrotárcoles", señaló Corrales.

Añadió que si el ICE asume la planta, el Banco puede crear un instrumento en la que el Instituto no deba incluir la deuda dentro de las finanzas de la empresa generadora pública.