Medida se fundamenta en aumento de las presiones inflacionarias, según el BCCR

Por: Óscar Rodríguez 5 abril, 2017

San José.

“En caso de requerirse puede disponer en el muy corto plazo, por ejemplo, a créditos con el Fondo Latinoamericano de Reservas hasta por $1.000 millones”, señaló el Banco Central en un comunicado.
“En caso de requerirse puede disponer en el muy corto plazo, por ejemplo, a créditos con el Fondo Latinoamericano de Reservas hasta por $1.000 millones”, señaló el Banco Central en un comunicado.

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) decidió elevar la tasa de política monetaria (TPM) de 1,75% a 2,25% a partir de este jueves.

Este es el primer aumento de la TPM desde febrero del 2015 cuando dicho indicador había comenzado un proceso de reducción constante, según la información del Central.

La Junta Directiva del ente emisor fundamentó la decisión en que empieza a evidenciar muestras de presiones inflacionarias para el segundo semestre del año.

La tasa de política monetaria es la tasa de interés que cobra el Banco Central de Costa Rica en sus operaciones activas (préstamos) a un día plazo en el Mercado Integrado de Liquidez, y es determinada por la Junta Directiva de la autoridad monetaria.

Según el Banco, la variación interanual del índice de precios al consumidor (IPC) ha mostrado una lenta convergencia hacia el rango meta de inflación establecido en el Programa Macroeconómico 2017-2018 de entre un 2% y 4%, aunque aún se ubica por debajo del límite inferior de dicho rango.

Sin embargo, la inflación subyacente -que excluye los precios de bienes y productos más volátiles- muestra un nivel superior al IPC al cierre de febrero.

El IPC interanual fue del 1,06% el mes anterior, mientras que la inflación subyacente se ubicó en 1,94%, según datos del BCCR.

"Al primer trimestre de este año las estimaciones señalan que la holgura en la capacidad de producción tiende a agotarse y, que la brecha de producto tomaría valores positivos y crecientes en los próximos trimestres. Ello advierte, de manera prospectiva, la existencia de presiones adicionales de demanda agregada sobre la inflación", argumentó el ente emisor.

Además, el Central señaló que la expectativa de inflación estuvo los últimos 24 meses consecutivos dentro del rango objetivo de inflación. No obstante, en el último año su valor medio se ubicó cercano al límite superior de ese rango.

Otro temor del BCCR es que el ahorro local registra una tendencia a la dolarización, lo cual incide negativamente en la efectividad de la política monetaria y, de manera indirecta, presiona al alza las expectativas inflacionarias.

"Dados los cambios en el entorno internacional y las restricciones que impone la ausencia de una solución al problema estructural de las finanzas públicas, es preciso evitar un deterioro adicional en el atractivo por el ahorro denominado en moneda nacional", argumentó la entidad.

El Banco Central también fijó la tasa de interés bruta de los depósitos a un día plazo (DON) en 0,95% anual, a partir de este jueves.