Óscar Rodríguez. 4 septiembre
La banca prevé destinar la facilidad de recursos del BCCR para atender a las empresas más golpeadas por la pandemia. Foto: Rafael Pacheco
La banca prevé destinar la facilidad de recursos del BCCR para atender a las empresas más golpeadas por la pandemia. Foto: Rafael Pacheco

Las principales entidades financieras que mostraron interés en utilizar parte de los ¢700.000 millones del Banco Central de Costa Rica (BCCR) para créditos de salvamento, indicaron que la prioridad será atender a micro, pequeñas, medianas y grandes empresas golpeadas por la pandemia.

Cuatro bancos, que en conjunto tendrán la opción de recibir cerca de la mitad de esos recursos, manifestaron a La Nación que el objetivo es utilizar el dinero para contribuir con la reactivación económica del país y favorecer la generación de empleo.

El BCCR dejó abierta la posibilidad de que los dineros también se destinaran a créditos para personas físicas, pero las entidades se inclinan más por el sector empresarial.

El requisito para escoger a los posibles beneficiarios de los préstamos que se otorgarán en condiciones favorables será que estos demuestren a la entidad financiera la afectación sufrida por la pandemia de la covid-19.

Así lo confirmaron el Banco Nacional, el Banco de Costa Rica (BCR), el Banco Popular y Scotiabank, en respuesta a consultas de este diario.

El BCCR aprobó, este 2 de setiembre, la facilidad para otorgar ¢700.000 millones, a 45 entidades financieras, con el objetivo de destinarlo a los hogares y empresas más golpeados por la crisis sanitaria.

“Los primeros recursos estarán dirigidos en un inicio hacia micro, pequeñas y medianas empresas que requieren capital de trabajo y reestructuraciones de sus deudas”. Allan Calderón, gerente interino del Banco Nacional.

Las líneas de crédito se brindarán a las instituciones bajo la fiscalización de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

El banco, cooperativa, mutual o financiera interesado en obtener recursos deberá presentarle al Banco Central un plan con el detalle del tipo de cliente a financiar y las condiciones de las operaciones.

A las entidades financieras se les otorgarán líneas de crédito a un plazo de cuatro años con un interés de tasa de política monetaria (TPM), actualmente en 0,75%, más una prima de cinco puntos base (0,05%), la cual regirá para todo el periodo del crédito. En total, la tasa sería de 0,80% al día de hoy.

Objetivos de recursos

Allan Calderón, gerente interino del Banco Nacional, confirmó que priorizarán el uso de los recursos para beneficiar la reactivación de la economía vía mejores condiciones de empleo.

La entidad financiera pública tiene la opción de obtener ¢128.452 millones, del monto total disponible, con base en la participación del crédito colocado al sector privado.

“Los primeros recursos estarán dirigidos, en un inicio, hacia micro, pequeñas y medianas empresas que requieren capital de trabajo y reestructuraciones de sus deudas”, enfatizó Calderón.

El jerarca dijo que, en una segunda etapa, valoran la asignación de recursos hacia personas físicas.

Calderón destacó que la mejora en las condiciones crediticias se darán según las necesidades del cliente sea en tasa de interés, aumento de plazo, periodos de gracia o aumento de capital de trabajo.

En el caso del BCR, Douglas Soto, gerente de esta entidad, confirmó que ya iniciaron el proceso de evaluar hacia qué clientes, productos y precio se colocará el dinero.

Según la distribución propuesta por el ente emisor, a esta institución corresponderán ¢81.289 millones.

(Video) Financiamiento para reactivación

“Los recursos se destinarán al sector corporativo, empresarial y pymes, ya que son recursos a plazos de dos o cuatro años”, enfatizó Soto.

En el Popular, con posibilidad de obtener ¢77.837 millones, el dinero se orientará a complementar el programa de Beneficios Solidarios que brinda arreglos de pago a personas y empresas a raíz de la pandemia sanitaria.

“Indudablemente el enfoque debe estar hacia aquellos clientes que demuestren disminuidos sus ingresos o flujos de caja a causa de la baja en la actividad económica”, confirmó Juan Francisco Rodríguez, subgerente de Negocios del Banco Popular.

Amedeo Gaggion, director de Tesorería de Scotiabank, confirmó el interés de la institución de optar por la porción del crédito del Banco Central que le correspondería, cuyo monto previsto es de ¢50.113 millones.

“El enfoque será trasladar los beneficios a los sectores que han sido más afectados por la pandemia”, destacó el vocero.

BAC Credomatic, principal entidad financiera privada del país, confirmó que aún evalúan si accederán a los recursos disponibles. A esta entidad le corresponderían ¢91.597 millones.

Las entidades financieras que obtengan recursos con el BCCR también serán sometidos a una revisión mensual para la verificación de que el dinero se prestó en las condiciones blandas aprobadas en el plan de cada institución.

Si se detectan incumplimientos el ente emisor puede aplicar sanciones y obligar a las entidades bancarias a devolver los recursos.

El Banco Central también revisará que los dineros no sean invertidos en instrumentos que generen ganancias a las entidades financieras, previo a la colocación de los fondos.