Óscar Rodríguez. 20 junio
En el sistema financiero nacional, el 5,6% de las más de 8,7 millones de tarjetas en circulación son únicamente de banda magnética, según datos del BCCR. Fotos: Mayela López
En el sistema financiero nacional, el 5,6% de las más de 8,7 millones de tarjetas en circulación son únicamente de banda magnética, según datos del BCCR. Fotos: Mayela López

El sistema financiero costarricense aún cuenta con 495.302 tarjetas, de débito y crédito que usan solo el sistema de banda magnética y son catalogadas de menor seguridad contra del robo y clonado de información.

Estos plásticos representaban el 5,6% de las 8,7 millones de tarjetas en circulación en el mercado local, hasta abril pasado, según datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

La mayoría de los plásticos pendientes de cambio corresponde a tarjetas de crédito, pues son el 41,9% del total que poseen solo el sistema de banda magnética, es decir, 207.321.

En tanto, las instrumentos de pago de débito y prepago son el 33,4% y 24,8%, respectivamente, del total emitido, muestra los datos del BCCR.

Carlos Melegatti, director de la División de Sistemas de Pago del Banco Central, enfatizó que solo las tarjetas de chip y las de chip más contactless son drásticamente más seguras frente a los dispositivos con solo banda magnética.

“Ya esta sociedad realiza casi 60% de transacciones contactless en comercios, muy cerca de los países europeos más avanzados en la materia de seguridad”, explicó Melegatti.

El funcionario destacó que el país tiene un avance significativo comparado con naciones más grandes en la región como Estados Unidos, Brasil y México. Pero consideró pertinente que se migre al sistema con mayor seguridad para los usuarios.

José Adalid Medrano, especialista legal en seguridad informática, recalcó que las tarjetas de banda son fácilmente copiadas con dispositivos electrónicos colocados en cajeros automáticos o en comercios.

“Con esta información los delincuentes pueden clonar una tarjeta, usarla en comercio en línea o venderlas en los mercados negros que se encuentran en la darkweb”, comentó Medrano.

En el 2015, el Banco Central estableció la normativa necesaria para promover el sistema de pago sin contacto y eliminar las tarjetas solamente de banda magnética debido a su mayor vulneración.

El cambio de una tarjeta de banda magnética a chip cuesta aproximadamente entre $0,3 y $0,4 por unidad. En el caso de los plásticos con contactless oscila entre $4 y $5.

Distribución por entidad

Los datos del BCCR muestran que de las 495.302 tarjetas con banda magnética la mayoría se concentra en el Banco Nacional con el 40,2%; Credix, 26,9% y BAC Credomatic, el 22,4%.

El restante 10,5% se aglutina en una docena de entidades financieras, muestra la información hasta abril pasado.

Patricia Jara, directora de Comercio Electrónico del Banco Nacional, comentó que la entidad ya logró migrar a la tecnología chip y contactless el 98,5% del total de portafolio total de sus plásticos.

“La invitación para el cambio se hizo anticipadamente y se ha estado abierta a los clientes para el cambio aún si el plástico no se ha vencido. Además, esta tecnología entrará en desuso el 26 de junio del presente año”, afirmó Jara.

La funcionaria destacó que, en la institución, no es frecuente el fraude con sus tarjetas debido a las medidas de seguridad impuestas.

En el caso de BAC Credomatic, la entidad bancaria destacó que pese a contar aún con un grupo de tarjetas de banda magnética, casi 111.000, la mayoría están inactivas, según Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas.

“Cualquier reposición o cambio que el cliente solicite también se emite con esta tecnología. En el caso de las tarjetas cuyo vencimiento no es a corto plazo, contactamos al cliente directamente para iniciar con el proceso respectivo”, afirmó Moreno.

La vocera destacó que todo plástico nuevo se emite automáticamente con la tecnología chip y el costo lo asume la institución.

La Nación remitió consultas a Credix sobre el uso de plásticos con banda magnética, pero no hubo respuesta al cierre de este artículo. La información del Banco Central detalla que la totalidad de las 133.002 tarjetas de crédito emitidas son de banda magnética.

Por otra parte, en el Banco de Costa Rica (BCR), las 1,7 millones de tarjetas emitidas, crédito y débito, cuentan con una tecnología chip y contactless. Tan solo 3.715 son únicamente de banda magnética.

La entidad comenzó el proceso de migración de plásticos desde el 2018, explicó Guillermo Gayle, gerente de Medios de Pago del BCR.

La entidad pública enfrentó, a mediados de mayo, la filtración de información de tarjetas de crédito y débito por parte del grupo Maze.

La institución enfatizó que la mayoría de los plásticos divulgados están desactivados e incluso los números revelados eran solo de tarjetas de banda magnética.