Óscar Rodríguez. 18 mayo
El hongo de la roya generó un brote que, entre el 2011 y el 2014, afectó el 64% de los cafetales del país. En la imagen, un productor de la zona de Turrialba. Foto: Albert Marín
El hongo de la roya generó un brote que, entre el 2011 y el 2014, afectó el 64% de los cafetales del país. En la imagen, un productor de la zona de Turrialba. Foto: Albert Marín

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto de Café (Icafé) prevén que el hongo de la roya tenga una agresividad de contagio mayor sobre las plantaciones del país, este año.

Ambas instituciones pronostican que las condiciones de lluvias, alta humedad y temperaturas cálidas provocarán daños severos en el cultivo de café, según un comunicado de prensa difundido este lunes 18 de mayo.

Ante este escenario, recomendaron a los productores iniciar con la protección de los cafetales con el uso de fungicidas cuando detecten manchas color naranja en las hojas de la planta de café.

“La roya está presente en todo el país y durante la época lluviosa ataca fuertemente, causando caída de las hojas de los cafetos y la reducción en la producción”, explicó Miguel Barquero, jefe de la Unidad de Investigación del Icafé.

Esta enfermedad es causada por un hongo que, durante los primeros 20 días, no es posible observar sus efectos, sino que los síntomas sobresalen en los últimos 10 días del contagio mediante manchas color naranja en la hojas de la planta. Si no es tratado, el hongo daña el fruto del café y provoca la caída de las hojas.

“El contagio de hojas puede ocurrir si no se toman las medidas de prevención necesarias. Una mancha puede causar que las esporas contagien a dos hojas cercanas, luego estas contagiarán a otras más. El ciclo se repite hasta que todas las hojas del cafetal estén con la enfermedad”, recalcó Barquero.

El Servicio Fitosantiario del MAG y el Icafé recomendaron a los productores revisar los cafetos en busca de hojas con lesiones viejas de roya, las cuales se observan como manchas secas, en busca de esporas de color naranja.

“De hallar esporas, es momento de iniciar la protección de los cafetos, utilizando un fungicida sistémico y procurando la mejor cobertura posible. El control de la roya requiere una observación constante y aplicar un programa de protección químico para las hojas a lo largo del año”, destacó el especialista del Icafé.

Una vez iniciado el proceso de protección, es necesario dar continuidad al cafetal cada 50 días.

MAG e Icafé recomiendan a los cafetaleros estar atentos a los comunicados del Sistema de Alerta Temprana para la Roya, pues se informa de que la evolución en el tiempo favorece la enfermedad, así como de medidas para la prevención y manejo del mal.

Costa Rica enfrentó, entre finales del 2011 y el 2014, un fuerte ataque de la roya. En febrero del 2013, el Instituto de Café estimó que el 64% de los cafetales del país estaba afectado por el hongo.