Marvin Barquero.   17 julio, 2018
Cafetales completos se destruyeron, entre el 2012 y 2014, ante el severo ataque del hongo de la roya. Entre las zonas más afectadas estuvieron San Vito y Sabalito, de Coto Brus, y Pérez Zeledón. Foto: Archivo

El Instituto del Café de Costa Rica (Icafé) advirtió de una fuerte amenaza del hongo de la roya en las regiones productoras del Valle Central, Coto Brus, Turrialba y la Zona Norte, donde las condiciones del clima de julio y agosto podrían favorecer el desarrollo del mal.

Mientras tanto, en las regiones cafetaleras del Valle Central Occidental, Los Santos y Pérez Zeledón la amenaza de este hongo se encuentra en término medio, de acuerdo con el informe preparado por la Unidad de Investigación de la Gerencia Técnica del Icafé.

En el problema en las regiones donde la amenaza es alta se da con las codiciones del clima combinadas entre julio y agosto. Según el informe, en julio se presenta generalmente una disminución de las lluvias en esas zonas, consecuencia de la denominada canícula de medio año. Pero posteriormente, hacia la segunda quincena de julio y en agosto, se incrementan las precipitaciones y se dan condiciones para el desarrollo del hongo.

Los técnicos del Icafé explicaron que la canícula suscita menos lluvias y un aumento del calor en las zonas cafetaleras afectadas. Esto lleva a que la roya avance de forma lenta y el surgimiento de nuevas lesiones sea menor. Sin embargo, a la vez se da una mayor presencia de esporas en las lesiones, favorecida por la temperatura más cálida y por las lluvias más débiles y menos frecuentes, señaló el informe técnico.

Esa situación promoverá un gran aumento de la enfermedad al retornar las lluvias más abundantes a partir de agosto en la mayoría del parque cafetalero nacional, de ahí la necesidad de proteger los cafetos al término del periodo de canícula, señaló el Icafé en un comunicado que circuló la mañana de este martes 17 de julio.

“Para los próximos 30 días se prevé que la amenaza descienda en gran parte de las localidades cafetaleras, sin embargo, la enfermedad continuará su progreso acelerado durante julio en Turrialba, Coto Brus y Pérez Zeledón y algunas localidades del Valle Central y del Valle Occidental, debido a la manifestación menos evidente de la canícula”, dijo Miguel Barquero, ingeniero coordinador del Programa de Fitoprotección del Icafé.

Además, hizo un llamado a los productores para que en las localidades de maduración temprana (Turrialba, Coto Brus y Pérez Zeledón) se mantenga el control químico de la roya durante este mes de julio.

Un muy alto desarrollo del hongo de la roya entre los años 2012 y 2014 causó grandes pérdidas a la producción cafetalera nacional. Solo en la cosecha 2012-2013 se calcularon las pérdidas en $42,6 millones, mientras unas 7.000 hectáreas en Pérez Zeledón y otras 4.000 hectáreas en Coto Brus, fueron severamente afectadas, de acuerdo con el informe del Icafé de aquel momento.

Desde entonces, el sector cafetalero mantiene una alerta constante para evitar una nueva propagación como la de aquel momento, pues el desarrollo de los hongos es muy favorecido por los cambios del clima.