Marvin Barquero. 13 abril, 2018

Desde las tanelas y otros panecillos de Guanacaste, pasando por los vinos y los quesos del Valle Central y hasta las especialidades en cacao de la región Huetar Caribe, están presentes en 311 puestos de exhibición, durante la VII edición de la Feria del Gustico Costarricense.

Johana Barrientos (izquierda) y Jacqueline Gómez ofrecieron desde Nicoya las tanalas, rosquillas y otras presentaciones de maíz tradicionales de Guanacaste. Fotografia: Graciela Solis
Johana Barrientos (izquierda) y Jacqueline Gómez ofrecieron desde Nicoya las tanalas, rosquillas y otras presentaciones de maíz tradicionales de Guanacaste. Fotografia: Graciela Solis

Y si aún queda espacio para complacer antojos, hay puestos de helados artesanales sin calorías o sin leche en polvo, cajetas y otros postres, todos realizados por emprendedores dueños de pequeñas y medianas empresas (pymes).

La mayoría de los puestos ofrece productos con ingredientes orgánicos, frescos y naturales. Así que se pueden complacer los antojos sin cargos de conciencia, tal como promueven sus presentaciones varios de los microempresarios.

El almuerzo puede pasar por el rice and beans limonense, los chicharrones de Puriscal, las tortillas con queso, el gallo pinto al mediodía o el arroz con alguna exquisitez marina. Puede finalizar este etapa con los helados de sorbetera, de al menos seis sabores para escoger.

A la casa puede llevar también productos empacados o envasados: mermeladas naturales sin aditivos, pan casero, pan integral y hasta artesanía de las distintas regiones, en especial guanacasteca.

Si le gusta la propuesta solo tiene que ir a La Sabana, desde este viernes 13 de abril y hasta el domingo 15 de abril, donde está la Feria del Gustico Costarricense.

Los puestos de comida en la Feria del Gustico Costarricense ofrecen platillos tradicionles y regionales. Fotografia: Graciela Solis
Los puestos de comida en la Feria del Gustico Costarricense ofrecen platillos tradicionles y regionales. Fotografia: Graciela Solis

Los puestos de exhibición de los cientos de pequeños empresarios están detrás de la estatua de León Cortés, al este de La Sabana.

Se trata de pequeños emprendedores del sector de alimentos (desde granos y plantas y hasta quesos y palmito envasado) que buscar abrir camino en el mercado. Algunos ya están muy cerca de colocar su producción en las grandes cadenas de supermercados.

Uno de los puestos es el de la Asociación de Productoras Artesanales de San Joaquín de Nicoya. Luego de producir durante 36 años las típicas tanelas, rosquillas, empanadas, rosquetetes y otros derivados de maíz, las mujeres decidieron organizarse hace tres años.

Jacqueline Gómez Medina dijo que por ahora se ubican en la calle, en el cruce de Pueblo Nuevo de Nicoya, a ofrecer sus productos, pero intentan que los comercios también se los comercialicen.

Berta Cortés y Francis Fernández vinieron desde La Vírgen de Santa Cecilia, en La Cruz Guanacaste. Ellas son de la Asociación de Mujeres para el Desarrollo Agroturístico, Social y Organizativo de esa comunidad. A las tradicionales presentaciones en maíz guanacastecas (tanelas, rosquillas, etc.) este grupo añade el pinolillo, el pinol, la harina de maíz pujagua y otros productos regionales.

Los tradicionales
Los tradicionales "gallos" de arracache o de diferentes embutidos se ofrecen en varios puestos de venta de comidas. Fotografia: Graciela Solis

Y desde San Francisco de Heredia llegaron a La Sabana las paletas de yogurt light Sazú, de la familia Salazar Zúñiga. Víctor Salazar y Marisol Zúñiga dijeron que sus helados tienen solo 1% de grasa y 5% de azúcar.

Mientras, Ximena Dada llevó los elotitos, el pejibaye y el palmito traídos desde Río Frío, Sarapiquí y elaborados en su empresa Keep it Green Farms S. A.

Los embutidos y cortes de carne de búfalo están en Caffer Embutidos. Los empresarios recuerdan que esta es una carne más magra, con menos calorías, menor grasa y más proteínas.