Marvin Barquero. 7 febrero
Un poco más del 90% de las exportaciones de flores y capullos se dirige a Estados. Aunque con mucho menos compras, los países centroamericanos también adquieren ese producto. Aquí, el vivero de los hermanos Rivera, en Llano Grande de Cartago. Foto: Alonso Tenorio
Un poco más del 90% de las exportaciones de flores y capullos se dirige a Estados. Aunque con mucho menos compras, los países centroamericanos también adquieren ese producto. Aquí, el vivero de los hermanos Rivera, en Llano Grande de Cartago. Foto: Alonso Tenorio

El valor de las exportaciones costarricenses de flores y capullos se recuperó 5,3% el año pasado respecto al 2018, con lo cual la actividad revirtió dos años consecutivos de caídas, un hecho resaltado por el Banco Central en sus análisis del desempeño de la economía.

Esta ligera recuperación se debe, especialmente, a mayores ventas a Estados Unidos, mercado que adquiere arriba del 90% de las colocaciones de Costa Rica, medidas por valor. En el 2019, el ingreso por las ventas a ese mercado significó 92% del total.

Datos obtenidos del portal de estadísticas de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) indican que el valor de las ventas de este producto pasó de $28,3 millones a $29, 8 millones, al comparar el 2018 con el 2019.

No obstante, las colocaciones en el exterior de este producto se redujeron desde el 2016, cuando alcanzaron los $38,6 millones. En el 2017 el total bajó a $33,4 millones y en el 2018 se colocó en $28,3 millones.

Por tal razón, el presidente de la Cámara de Exportadores de Plantas, Flores y Follajes, Rodolfo Gil, consideró que solo se trata de una recuperación, aunque positiva pero hay que analizarla como tal.

Agregó que tradicionalmente los productores aumentan las áreas de siembra cuando mejoran las condiciones de mercado y luego las reducen cuando no hay demanda suficiente. Además, dijo, en este repunte hay una alta incidencia de Estados Unidos, a donde se dirige más del 90% de las exportaciones del sector.

“Esos mercados, como el americano, se inflan y se desinflan, tiene ciclos; ahora un buen periodo de consumo", señaló Gil. El sector espera que este repunte se mantenga al menos dos años, explicó, aunque depende del comportamiento de la economía estadounidense y global.

El Banco Central destacó una recuperación en el sector agropecuario e incluyó dentro de los sectores con influencia positiva al de las flores.

“La actividad agropecuaria continúa con el desempeño positivo que inició en agosto del 2019, luego de un periodo prolongado de decrecimiento. Esta industria registró un incremento interanual de 1,6%, debido a la mayor producción de piña, banano y flores", explicó en su informe Evolución del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), noviembre 2019.

Para la autoridad económica, el repunte del agro refleja la normalización de las condiciones climatológicas, así como por la mayor producción del café en fruta, como consecuencia de la recuperación de algunos cafetales que se encontraban en periodo de renovación.

Impacto de Estados Unidos

La influencia de Estados Unidos en las compras flores y capullos hace que lo que suceda en este mercado marque la pauta de todo el sector en Costa Rica, explicó Gil.

Agregó que ese ligero repunte en el sector de flores y capullos no se debe a condiciones internas de Costa Rica. “No es porque la situación económica del país esté mejor o porque haya un cambio en las condiciones de producción interna; se debe especialmente a un mejoramiento de la demanda a Estados Unidos, el principal comprador de este producto", declaró el productor y dirigente.

El mercado estadounidense es por mucho el principal destino de las flores costarricenses. El año pasado, adquirió el 92,1% del valor total de las exportaciones de ese producto. En el 2018 la participación de las compras de Estados Unidos fue del 92% y en el 2017 representó el 91,6% de todas las ventas.

Los países centroamericanos también son compradores de las flores costarricenses, aunque a mucha distancia de Estados Unidos. Para el 2019, los datos indican que se exportaron $709.000 en este producto a Panamá, $602.000 a Nicaragua y $253.000 a El Salvador.

Fuera de la región, el principal mercado para las flores –y aparte de Estados Unidos– fue Holanda, en el 2019, pues adquirió $390.000 en ese producto costarricense. Le siguió Canadá, al cual se realizaron ventas por un valor de $200.000, el año pasado.