AFP .   20 agosto
El café es el principal rubro de exportación de Nicaragua. Ese sector estima que genera 350.000 empleos, de los cuales 60.000 están en peligro por la crisis interna y los bajos precios internacionales del grano. Foto: Archivo

Nicaragua podría perder miles de empleos por la fuerte caída de los precios internacionales del café, su principal rubro de exportación agrícola, y las turbulencias políticas y económicas que vive, advirtieron este martes 20 de agosto empresarios del sector.

“Si las cosas siguen igual, probablemente haya 60.000 empleos menos en el sector cafetalero y eso es un impacto muy fuerte para la economía nacional. Es una crisis severa y grave”, declaró en rueda de prensa el presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan), José Buitrago.

El precio del café se desplomó en los últimos nueve meses, pasando de $140 a $97 dólares el saco de 46 kilos (un quintal), uno de los más bajos de los últimos 10 años, debido al exceso de producción en Brasil, según los productores nicaragüenses.

Nicaragua vive una crisis política tras las violentas protestas antigubernamentales que estallaron en abril del 2018, que dejaron al menos 325 muertos y una profunda contracción económica.

El gobierno intentó hacerle frente a la crisis con una reforma fiscal que aumentó los impuestos a los insumos y servicios agrícolas y encareció el café que Nicaragua exporta a Estados Unidos y Europa, dijeron los empresarios.

A eso se suman el elevado costo de la energía y los combustibles, la ausencia de financiamiento y la intención del gobierno de aprobar una reforma a la Ley de Transformación y Desarrollo de la Caficultura que aumentaría los tributos a los caficultores.

“La reforma fiscal que se implementó vino a aumentar los costos de producción a los caficultores en un mal momento”, reclamó el empresario cafetalero Ernesto Baltodano.

El café es producido en Nicaragua por 45.000 productores que generan 350.000 empleos en el campo, que representan 54% de la mano de obra agrícola y 14% del empleo nacional, según el sector.

La falta de financiamiento ha obligado a paralizar el trabajo en 70% de las 215.000 fincas cafetaleras y se prevé una caída de entre 20% y 25% en la próxima cosecha de café, adelantó Buitrago a la AFP.

“El próximo año va a ser muy serio porque no se ha fertilizado, no hay financiamiento, los costos de producción se han elevado por los impuestos que ha creado el gobierno, por los (bajos) precios internacionales y el cambio climático” que causa plagas y enfermedades, explicó.

Los cafeteros piden al gobierno que desista de nuevas reformas al sector y darles acceso a los $25 millones que estiman han recolectado con sus impuestos en la Comisión Nacional de Transformación de la Caficultura (Conatradec) para tiempos de crisis.