Marvin Barquero. 28 febrero

El consumo de carne de cerdo en Costa Rica superó al de res desde el 2017, al considerar los datos de demanda por persona al año.

De acuerdo con cifras suministradas por la Cámara Nacional de Porcicultores, el consumo de carne de cerdo se elevó desde 11,55 kilos por persona al año, en el 2014, a 15,41 kilos por persona, el año pasado.

Esto significa un incremento del 33% en el consumo nacional de cortes de cerdo entre el 2014 y el 2017.

Al contrario, la demanda de carne de res bajó de 15,85 kilos, por persona, al año, en el 2014, a unos 14,32 kilos, por persona, al año, en el 2017, de acuerdo con datos publicados en el informe estadístico de la Corporación Ganadera (Corfoga). En el 2017, hubo una pequeña recuperación desde los 14,03 kilos por persona al año del 2016.

Los datos de esa corporación indican una merma de 9,6% entre el 2014 y el 2017, en la demanda de carne de bovinos en Costa Rica.

El trabajo de más de una década en mejoramiento genético de los animales se refleja ahora en la mejor calidad de la carne y el mayor rendimiento por peso de cada animal, dijo la Cámara Nacional de Porcicultores. Foto: Archivo.
El trabajo de más de una década en mejoramiento genético de los animales se refleja ahora en la mejor calidad de la carne y el mayor rendimiento por peso de cada animal, dijo la Cámara Nacional de Porcicultores. Foto: Archivo.

Por encima de estos dos tipo de carne permanece el pollo, que tuvo un consumo de 26,5 kilos por persona al año, en el 2014 y 2015, y aumentó a 28,5 kilos por habitante al año en los dos últimos años, de acuerdo con las cifras de la Cámara Nacional de Avicultores (Canavi).

En el 2017, el consumo de carne de cerdo superó al de res, medido en kilos por persona al año.
En el 2017, el consumo de carne de cerdo superó al de res, medido en kilos por persona al año.

William Cardoza, director ejecutivo de Canavi, resaltó que la demanda de carne de pollo mantiene un crecimento sostenido, aunque en algunos años se mantiene igual que el anterior.

El comportamiento del mercado de cerdo en Costa Rica también se refleja en el volumen de animales sacrificados por año. Datos del Consejo Nacional de Producción (CNP) acerca de la matanza en las plantas industriales indican que en el 2014 los porcicultores sacrificaron a 513.279 animales, frente a los 601.436 del año pasado.

El incremento en la matanza de porcinos para ese periodo fue del 17%.

Leonardo Murillo, jefe del departamento de investigación y divulgación de Corfoga, explicó que en los últimos años se bajó la oferta de carne por una menor matanza, pero la reducción se da especialmente en hembras.

Al no darse la caída generalizada se elimina la preocupación, agregó, pues más bien el ganadero está preparándose para un mediano plazo al no sacrificar hembras. Esto conlleva a que en algunos años haya más hembras, más cantidad de terneros, se recupere el hato y se aumente la oferta de carne, detalló Murillo.

Una mayor oferta de carne de res, añadió, permitiría también bajar los precios.

Razones

El presidente de la Cámara Nacional de Porcicultores, Renato Alvarado, explicó que una serie de factores se conjuntaron para aumentar el consumo de cerdo entre los habitantes de Costa Rica.

Enumeró, por ejemplo, una campaña de promoción en redes sociales, particularmente en Facebook, para llamar al consumo y para eliminar mitos que tenía la población acerca de ese alimento.

Lo atribuyó, también, a la diversificación en los cortes, un mejoramiento de la genética y con ello de la calidad del producto; un precio estable en los últimos cinco años, solo con ligeros altibajos. Finalmente, mencionó los problemas con la producción ganadera bovina en el país que favorecen a los porcicultores.

La campaña, manifestó Alvarado, se inició en el 2014, luego de que un grupo de asociados a la Cámara decidió aportar voluntariamente ¢100 por cerdo sacrificado para financiarla. Ante los buenos resultados se estimula a más productores para unirse y con ello poder financiar promoción en radio y televisión.

La diversificación de los cortes partió de los tradicionales posta, chuleta y costilla, para pasar a lomos, lomitos y diversas variedades entre estos últimos.

La idea, dijo el dirigente, es pasar de ver al cerdo como una "carne para fiestas" a tenerla como parte del menú diario. El aumento de la molida de cerdo ha sido extraordinario, señaló. Dijo que se pasó de ofrecer unos siete canales a tener hasta 14 canales en algunas carnicerías.

El mejoramiento genético de más de 10 años permitió dos cosas: un aumento notable en la calidad de la carne y un incremento en los rendimientos por animal, que pasaron de entre 70 y 75 kilos promedio por animal a entre 80 y 85 kilos.

Factores como la estabilidad en los precios internacionales de materias primas, como soya y maíz, y el control del tipo de cambio también favorecieron al sector de porcicultores en años recientes, reconoció Alvarado.

Y a todo eso se unieron las dificultades para producir carne de bovinos, con lo cual bajó la oferta y aumentaron los precios de este tipo de alimento. Esto causó un proceso de sustitución de res por cerdo, consideró el dirigente de los porcicultores.