Irene Vizcaíno.   16 mayo
Ver más!

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) debería funcionar como lo hacen los cuerpos de socorro; es decir, reacciona de inmediato cuando se recibe una alerta.

“El PANI debería ser como los bomberos”, admite Patricia Vega, presidenta ejecutiva de la entidad.

Sin embargo, así no funciona y Vega está absolutamente consciente. Su reconocimiento se da días después de que dos niños murieron víctimas de agresión en Alajuelita y Alajuela, casos de los que la institución tuvo algún acercamiento previo sin que se tomaran acciones.

Ambos casos dieron origen a investigaciones administrativas.

Vega asegura que trabaja en un nuevo esquema de atención para garantizar funcionarios disponibles todos los días de la semana.