Por: Hassel Fallas 5 septiembre, 2013

Cuando las decisiones de los diputados se relacionan con crear impuestos, cambiar montos en multas de tránsito o legislar para subirse su salario, los ciudadanos acuden más a la Oficina de Iniciativa Popular (OIP) para presentar sus críticas al respecto.

Una de cada diez ideas que ingresó a esa oficina, ubicada en el Congreso, tiene que ver con esos temas, según un análisis de La Nación a la base de datos donde están registradas las 1.700 ideas de los últimos 14 años.

Para conseguir los resultados se leyeron los resúmenes de las iniciativas presentadas y se añadió una clasificación por temas.

Desde que la OIP abrió en 1999, el promedio anual de propuestas es de 117, pero esa cifra ha sido superada desde 2009 (185).

El punto máximo de propuestas remitidas se dio en 2010 (323). En ese año, los dos temas dominantes fueron las críticas por el fallido intento de los diputados de subirse el sueldo (35) y la molestia para que no se bajara la multa a choferes irresponsables (25 observaciones).

2011 también tuvo movimiento de sugerencias populares, particularmente enfocadas en solicitar cambios al impuesto de renta y mostrar rechazo por el tributo, finalmente aprobado, a las sociedades anónimas.

En total, lasideas registradas en la OIP abarcan 123 tipos de temas.

Reformas. Aunque como temas destacan los de tránsito, gestión de la Asamblea Legislativa e impuestos, la palabra reforma es la más abundante en el vocabulario de las 1.700 sugerencias populares.

La solicitud o comentario sobre algún cambio a leyes aparece en el 30% (511) de los planteamientos canalizados por la OIP.

La mayoría se enfocan, también, en la reforma a la ley de tránsito y al Parlamento, pero, además, en la Constitución Política.

Steffan Gómez, investigador del Informe Estado de La Nación, opina que la cifra refleja un problema de calidad en las leyes.

“Hay legislación que se está aprobando , en algunos casos por presión, y que sale con errores. Después vienen los arreglos. Por ejemplo, la ley de tránsito demoró 6 años desde que entró la primera vez a la Asamblea; se aprobó y reingresó por fallos de calidad”, recordó.

Gómez añadió que el clamor de la gente también se relaciona con la necesidad de actualizar leyes viejas ante los cambios que ha tenido la sociedad.