AFP . 24 diciembre, 2019
Según los científicos solo la deforestación podrá reducir el hábitat de estos animales en un 30%, y los efectos del cambio climático podrían reducirlo entre un 14% y un 75%. AFP
Según los científicos solo la deforestación podrá reducir el hábitat de estos animales en un 30%, y los efectos del cambio climático podrían reducirlo entre un 14% y un 75%. AFP

Madagascar. Al menos dos tipos de lémures, especies emblemáticas de Madagascar amenazadas por la deforestación, podrían ver más del 90% de su hábitat desaparecer de aquí a 50 años por efecto del cambio climático, alerta un estudio publicado este lunes en la revista Nature Climate Change.

Esta gran isla del océano Índico frente a África del Este es considerada un tesoro que alberga un 5% de la biodiversidad mundial, y los lémures, primates arborícolas reconocidos por su nariz puntiaguda y su larga cola, solo existen en Madagascar, donde son un símbolo.

Un equipo de científicos estudió el hábitat del vari negro y blanco y del vari rojo (varecia variegata y varecia rubra), especies que están clasificadas en peligro, al igual que otras muchas especies de lémures. Se calcula que el 96% de las especies está amenazada.

Primero modelizaron la evolución de la cobertura forestal según diferentes escenarios de deforestación, teniendo en cuenta que la isla ha perdido el 44% de su cobertura forestal desde los años 1950.

También evaluaron el impacto del calentamiento climático en el bosque, igualmente según diferentes escenarios de análisis de emisiones de gas con efecto invernadero.

A partir de esos datos, evaluaron las zonas que quedarían habitables para los varis, con una hipótesis catastrófica en que la combinación de los peores escenarios podría acarrear una caída dramática del 95% de las zonas habitables de aquí a 2070.

Solo la deforestación podrá reducir su hábitat en un 30%, y los efectos del cambio climático podrían reducirlo entre un 14% y un 75%, según las hipótesis.

Además, la desaparición de esos lémures “extremadamente sensibles a una degradación de su hábitat”, “tendría probablemente efectos en cascada sobre la estructura y la integridad del resto del bosque”, ya que desempeñan un papel clave en la reproducción de varios tipos de especies vegetales, según los autores.