Irene Rodríguez. Hace 6 días
Aunque la velocidad de transmisión del virus va a la baja, los especialistas piden a la población no confiarse y salir de casa solo si es necesario para trabajar o hacer alguna diligencia. Fotografía: Rafael Pacheco
Aunque la velocidad de transmisión del virus va a la baja, los especialistas piden a la población no confiarse y salir de casa solo si es necesario para trabajar o hacer alguna diligencia. Fotografía: Rafael Pacheco

La tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica en la última semana no tuvo cambio, hecho que se ve por primera vez en los análisis semanales de la Universidad Hispanoamericana (UH).

Sin embargo, el que se mantenga estática, en este caso, es una buena noticia, pues se encuentra en niveles bajos: 0,93. Cuando este indicador se encuentra por debajo de 1, significa que el virus llega a menos personas.

La tasa de contagio, tasa R o número básico de reproducción, es un indicador que refleja a cuántas personas sanas, en promedio, infectaría un portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Una tasa de 0,93 indica que un grupo de 100 personas con el virus se lo transmitirían a 93.

En un escenario de transmisión comunitaria como el que vivimos hoy, donde hay varios grupos de 100 personas con posibilidad de contagiar, el que cada uno de ellos se lo transmita a siete personas menos sí tiene un impacto positivo.

“En las últimas tres semanas, el comportamiento de la pandemia mantiene un descenso moderado que va liberando la presión en el sistema hospitalario, mientras avanza la vacunación”, cita el reporte.

¿Qué es la tasa de contagio?

R es un valor promedio porque hay personas que, al tomar los cuidados necesarios, no afectarían a más, mientras que otras, por desconocimiento y por las actividades que realizan podrían infectar a varias.

Debemos tomar en cuenta que este virus puede transmitirse antes de que los individuos presenten síntomas y eso facilita su diseminación.

Si se toma en cuenta el tiempo de incubación del virus, las infecciones que sirvieron para calcular este indicador se dieron unos seis días antes.

La tasa R, además, es muy volátil y puede cambiar en pocos días, pues depende de las interacciones y dinámicas humanas. Sin embargo, sí es un valor importante al analizar el comportamiento de una enfermedad infecciosa.

La tasa R no habla de cuán agresiva o letal es una enfermedad, sino la velocidad a la que este virus se transmite, lo que tendrá impacto sobre el número de casos.

Entre más contagios se den, pueden aumentar las hospitalizaciones y las muertes.

La acción de la tasa de contagio también depende de la cantidad de casos activos que puedan propagar el virus.

Por ejemplo, una tasa de 0,93, como la de esta semana, en un lugar con muchos casos activos, implicaría más nuevas personas con el virus si se compara con un lugar con pocos casos activos y que tenga una tasa de 1,03.

Por el contrario, ese mismo 0,93 en un lugar con pocos casos activos daría como resultado menos personas infectadas si se compara con un lugar con muchos casos activos con una tasa de 0,83.

Dinámica en las provincias
Cartago es la provincia con menor tasa de contagio en Costa Rica. Este fin de semana hubo vacunación masiva en el centro cívico del cantón central. Fotografía: Keyna Calderón
Cartago es la provincia con menor tasa de contagio en Costa Rica. Este fin de semana hubo vacunación masiva en el centro cívico del cantón central. Fotografía: Keyna Calderón

Como R es un valor que depende de las dinámicas humanas, no es igual en todo el país. Cada provincia tiene características propias de transmisión y por eso se ven cambios entre unas y otras.

Por segunda semana consecutiva, Cartago es el lugar con la tasa más baja: se mantiene en 0,86. Aquí, 100 personas transmitirían el virus a 86.

Le sigue Heredia, con 0,88 y San José con 0,92.

Alajuela y Puntarenas muestran 0,95 cada una, y Guanacaste, 0,97.

Limón es la única provincia con un indicador mayor a 1: 1,04. Es decir, 100 personas le pasarían la infección a 104.

Esto también preocupa a los investigadores

“La semana pasada el punto negro fue la provincia de Puntarenas y ahora es la de Limón. Habrá que tener particular cuidado con la evolución de la pandemia en esas dos provincias y muy en particular, en algunos de sus cantones, si es que se aspira en realidad a continuar haciendo retroceder al coronavirus”, detalló Ronald Evans Meza, epidemiólogo y coordinador del informe.

Dentro de los cantones

El análisis por cantones se enfoca en revisar el riesgo en la cantidad de casos de covid-19, según la población de cada uno.

Lo anterior también se hace porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de habitantes.

En este momento, 60 cantones de las siete provincias (73,17%), están en esta categoría. Es la misma cantidad que hace una semana.

Sin embargo, también hay buenas noticias, porque todos ellos muestran menor cantidad de tasas de nuevos casos.

“Ya no aparecen cantones con tasas entre 700 y 900 por millón de habitantes; ahora todos están por debajo de 700. En segundo lugar, sus tasas de reproducción no son tan elevadas como antes, ninguna supera un R de 1,12″, subrayó Evans.

Los tres cantones con mayores tasas son Parrita (Puntarenas), con 693,1 casos por millón de habitantes; Palmares (Alajuela), con 684,1; y Quepos (Puntarenas), con 665,3.

Esta semana no hay cantones en el grupo de muy bajo riesgo de contagio. Aquí se agrupan los que presentan menos de 100 casos por millón de habitantes.

Sin embargo, en cantones con muy poca población, un solo caso nuevo a la semana puede hacerlos ingresar a una lista de “bajo riesgo” y sacarlos de “muy bajo riesgo”, este es el caso de Turrubares (San José) y San Mateo (Alajuela).

Número de casos sigue a la baja

Por tercera semana consecutiva se ve una reducción en los casos reportados.

El indicador de casos por millón de habitantes en todo el país pasó de 404,6 a 366,1.

Solo Limón obtuvo más casos en comparación con la semana pasada. Sin embargo, no es de las tres provincias con tasas más altas. Estas son Alajuela (392,4), Guanacaste (370,7) y San José (379,2).

No obstante, al ser un número superior a 250, sigue considerándose muy alto.