Salud

Tasa de contagio de covid-19 en Costa Rica sigue en aumento: 100 personas infectarían a 137

Informe de Universidad Hispanoamericana alerta de que cantidad de casos subieron un 48,7% durante la última semana

La velocidad con la que la covid-19 se contagia en Costa Rica sigue en aumento. El último informe semanal de la Universidad Hispanoamericana (UH) indica que este pasó de 1,18 el miércoles pasado a 1,37 para esta semana.

La tasa de contagio, tasa R o número básico de reproducción es un indicador que refleja a cuántas personas sanas, en promedio, infectaría un portador del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19.

Si este indicador es mayor a 1 significa que la transmisión va en aumento.

Una tasa de 1,37 implica que, si tenemos un grupo de 100 personas con el virus, estas transmitirían la infección a 137 personas.

Otro factor que preocupa a los investigadores es que el número de casos continúa al alza. Esta última semana se registraron 48,7% casos más que la anterior.

“Sin duda alguna estamos en presencia de la etapa más ominosa de la pandemia de covid-19 en Costa Rica”, advirtió el médico y epidemiólogo Ronald Evans, coordinador del informe.

“En otra época, las campanas estarían sonando a duelo constantemente y llamando a la acción. Ahora mucha gente despreocupadamente camina por las calles, como si poca cosa estuviera ocurriendo. Hasta dónde habrá que llegar para que la ciudadanía tome conciencia de la gravedad de la situación y entienda que es su obligación tomar manos decisivas en el asunto, para abatir al virus”, agregó.

¿Cómo se lee este indicador?

La tasa R es un valor promedio porque hay personas que, al tomar los cuidados necesarios, no infectarían a más, mientras que otras, por desconocimiento y por la actividades que realizan podrían infectar a varias.

Debemos tomar en cuenta que este virus puede transmitirse antes de que los individuos presenten síntomas, y eso facilita su diseminación.

Si se toma en cuenta el tiempo de incubación del virus, las infecciones que sirvieron para calcular este indicador se dieron unos seis días antes.

Este indicador es muy volátil y puede cambiar en pocos días, pues depende de las interacción y dinámicas humanas. Sin embargo, sí es un valor importante al analizar el comportamiento de una enfermedad infecciosa.

Lo ideal es que R sea inferior a 1, ya que un índice en 1 diría que cada portador del virus, le pasa, en promedio, el virus a una persona más y la infección se mantiene constante.

Un índice por debajo de 1 es señal de que el ritmo de casos nuevos va hacia la baja.

Si el valor es superior a 1 la evolución de la enfermedad tendrá mayor velocidad.

Un detalle que debe tomarse en cuenta: R no habla de cuán agresiva o letal es una enfermedad, ya que mide la velocidad a la que este virus se transmite, pero esto sí tendrá impacto sobre el número futuro de casos.

Entre más contagios se den, pueden aumentar las hospitalizaciones y las muertes.

Otro punto importante: la acción de una tasa de contagio también depende de la cantidad de casos activos que puedan propagar el virus.

Una tasa de contagio de 1,37 como la que vemos hoy, en un lugar con muchos casos activos puede dar origen a más casos que una tasa de 1,5 en un lugar con muy pocos casos.

O, por el contrario, una tasa de 0,5 en un lugar con muchos casos, puede dar origen a más infecciones que la de 1,37 en un lugar con pocas personas que puedan transmitir la enfermedad.

Más y más casos

Los investigadores de la UH están preocupados porque el aumento de casos se está dando a una velocidad mucho mayor a la observada en otros momentos de la pandemia.

“En las últimas tres semanas el incremento de casos ha sido rápido y violento, superando en mucho a la velocidad del aumento de la curva ocurrida en los meses de setiembre y octubre”, cita el documento.

Según el reporte, durante los siete días comprendidos entre el 14 y el 20 de marzo, el promedio diario de casos fue de 371.

La semana siguiente, el promedio ascendió a 437, luego a 589 y para la semana antepasada se ubicó en 859 casos.

Para los siete días entre el 18 y el 24 de abril se superó la barrera de los mil casos con 1.270.

En este momento, nuestro país reporta 247,7 casos por millón de habitantes, una situación que no se había presentado anteriormente en la pandemia.

Por provincias

Como R es un valor que depende de las dinámicas humanas, no es igual en todo el país. Cada provincia lleva su propio ritmo.

La provincia con una tasa más alta es Heredia, con 1,69, donde 100 personas infectarían a 169.

Le sigue Cartago, con 1,45; Guanacaste, con 1,43; y Alajuela, con 1,41.

Finalmente, Limón, San José y Puntarenas muestran tasas un poco más bajas, pero, igualmente, en niveles preocupantes con 1,28, 1,26 y 1,25, respectivamente.

El aumento de casos también se ve de forma muy diferente en las provincias. En donde más aumentó fue en Heredia (96%), seguido por Guanacaste (75%), Alajuela (64,7%) y Cartago (63,1%).

“Se reafirma lo que dijimos la semana antepasada, en el sentido de que el epicentro de la pandemia había vuelto a las capitales de las provincias de la meseta central”, aseguró Evans.

En los cantones

El análisis por cantones se enfoca en ver el riesgo en la cantidad de casos de covid-19, según la población de cada uno.

Lo anterior también se hace porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes, situación que se da en varios territorios del país.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de habitantes, por lo que más personas podrían contagiar.

Por primera vez en la historia de la pandemia, hay 33 cantones en esta lista. Hace una semana eran ocho. Hace dos semanas, solo dos.

El riesgo es menor en las provincias costeras. Limón no tiene cantones en esta lista, Guanacaste solo tiene uno y Puntarenas, tres.

Estos cantones son:

San José: Pérez Zeledón, Escazú, Alajuelita, Moravia, San José, Mora, Montes de Oca y Curridabat.

Alajuela: Palmares, Poás, Naranjo, Atenas, Alajuela, Zarcero y Sarchí.

Cartago: El Guarco, Cartago, Paraíso, Oreamuno y La Unión.

Heredia: San Pablo, San Isidro, Santo Domingo, Barva, Belén, Heredia, Flores, Santa Bárbara y San Rafael.

Guanacaste: Santa Cruz.

Puntarenas: Quepos, Garabito y Parrita.

Movilidad no se ha reducido

Para frenar la tasa de contagio, es clave frenar la movilidad de las personas, factor que no se ha logrado este año, advirtió Roberto Salvatierra, quien forma parte del equipo de análisis de la UH.

“Durante el 2021, la población ha estado cada vez menos tiempo en casa, y más tiempo en lugares de recreo. En Semana Santa, hubo un pequeño incremento de personas en el hogar, pero se dio un importante aumento en el desplazamiento a lugares de diversión”, expresó.

“También, la gente va más a tiendas, farmacias, y se aleja cada vez más del teletrabajo, ya que se observa como la tendencia de este año, retornar al trabajo y se ve además una mayor cantidad de personas en estaciones de trenes y buses”, agregó.

Para los especialistas es necesario implementar el teletrabajo en las circunstancias en que sea posible, y que las personas moderen sus salidas para recreación.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.