Irene Rodríguez.   13 octubre, 2015
Ver más!

Aunque los casos de cáncer de mama se vuelven más frecuentes después de los 45 años, y cada vez se registran pacientes más jóvenes, ocho de cada diez muertes por cáncer de mama se da en mujeres mayores de 50 años.

El tratamiento habitual al cáncer de mama es cirugía, seguida de un fármaco que bloquea las hormonas. Pero a muchas mujeres también se les insta a recibir quimioterapia para matar cualquier célula cancerígena restante que pueda haberse extendido más allá del pecho y que pueda iniciar un nuevo cáncer más adelante.

Así lo aseguran datos brindados por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) la mañana de este martes.

Las autoridades señalan que el 81% de las 280 muertes registradas en 2013 (último año para el cual hay datos) son en este grupo de edad. Este es un comportamiento similar al visto en países desarrollados.

No obstante, este sigue siendo el tumor más común en las mujeres ticas después del cáncer de piel. El 19% de todos los tumores diagnosticados en mujeres en 2011 (último año con datos de diagnóstico) fueron en los senos.

A esto se le une que es el cáncer más mortal en las ticas. El 17% de las muertes por cáncer en las nacionales se debe a tumores mamarios. En el país, se pierden 22 años de vida de forma prematura por esta enfermedad.

"Es un cáncer curable mientras se trate a tiempo, por eso estamos abriendo nuevas clínicas de mama para mejorar la atención y estamos por comprar ocho mamógramos. La Caja hace 117.000 mamografías al año de forma preventiva, por año tenemos unas 1.000 nuevas pacientes con cáncer", aseguró María del Rocío Sáenz, presidenta ejecutiva de la CCSS.

Felicia Knaul, especialista en economía de la salud quien enfretó esta enfermedad aseguró que muchas veces el miedo de las mujeres no las lleva a hacerse el autoexamen.

"Hay como una histeria de encontrar algo diferente. Yo me encontré varios bultos, que no eran nada, y cuando fue cáncer no lo encontré, por eso es importante el autoexamen, para conocernos bien y detectar las diferencias", aseguró Knaul, quien es activista en el tema de cáncer de mama.

Los médicos piden estar atentos a señales en los senos como protuberancias, venas crecientes, hendiduras, erociones en la piel, huecos, hundimiento en el pezón, fluidos desconocidos, ver un seno más grande que el otro, endurecimiento, "piel de naranja", o enrojecimiento y ardor.