Irene Rodríguez.   28 noviembre, 2010
Los adultos mayores deben hacer, al menos, 20 minutos de ejercicio al día. La supervisión de un profesional es recomendable.Marvin Caravaca

El sobrepeso u obesidad no aparece de la nada en la vejez. Los adultos mayores con sobrepeso u obesidad ya arrastraban este problema desde años atrás.

Con estas palabras, el geriatra Fabián Madrigal anima a los costarricenses a ser proactivos y combatir este mal desde jóvenes y especialmente desde los 30 años, cuando el metabolismo del cuerpo empieza a cambiar.

“Una persona gana peso hasta los 65 años, después cuesta mucho que aumente, por eso es vital cuidarse desde antes de llegar a esa edad”, recalcó Madrigal.

Ahora bien, para prevenir o para combatir el sobrepeso o la obesidad entre los adultos mayores que tienen el problema es necesario visitar a médicos y nutricionistas para que hagan un diagnostico apropiado.

Tras la valoración personalizada es posible que ellos le sugieran el tipo de alimentación, medicamentos y ejercicios que se deben hacer para mejorar su salud.

Una forma de saber si el adulto mayor padece sobrepeso es medir la cintura, si es mayor de 88 cm en las mujeres o mayor de 102 en los hombres, hay sobrepeso, explica Madrigal.

Otro indicador es medir la longitud de la cadera y dividirla entre la de la cintura. Así, si una mujer tiene más de 0,8 o un hombre más de 1, hay sobrepeso.

Alimentación y ejercicio. Según la Organización Mundial de la Salud, lo ideal para la buena alimentación de los adultos mayores es hacer comidas más seguidas, por ejemplo, hacer una merienda en la mañana y una en la tarde, es decir, comer entre el desayuno y el almuerzo y luego, antes de cenar.

Además, los platos deben tener la menos grasa y azúcar posible y más proteínas y fibra, es decir comer más carnes, huevo, frijoles, frutas y verduras.

Según la Asociación Gerontológica Costarricense, la actividad física también es imprescindible y debe realizarse al menos 20 minutos al día de ejercicio. Antes de ejercitarse, es recomendable la guía de un profesional para que adecúe los ejercicios a su condición física.

También es importante saber si la persona tiene algún desgaste físico que le impida hacer cierto tipo de ejercicio o actividad.