Irene Rodríguez. 20 abril
A diferencia de las pruebas PCR convencionales, las GeneXpert no deben pasar por un laboratorio de biología molecular. Foto: Jonathan Jiménez Flores para Grupo Nación.
A diferencia de las pruebas PCR convencionales, las GeneXpert no deben pasar por un laboratorio de biología molecular. Foto: Jonathan Jiménez Flores para Grupo Nación.

Los hospitales regionales y periféricos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pronto comenzarán a realizar pruebas de detección del virus causante del covid-19. No obstante, la prueba que utilizarán es diferente de la que ya se usa en los otros hospitales públicos y en el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa).

Ambos exámenes funcionan con la tecnología PCR o reacción en cadena de polimerasa, que permite una alta confiabilidad; pero en los hospitales periféricos se utilizará una prueba denominada GeneXpert, de la casa farmacéutica Cepheid, que permite resultados más rápidos, sin necesidad de análisis de un laboratorio de biología molecular.

Esta prueba daría el resultado en 45 minutos o una hora y es avalada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Dicha modalidad resulta más convenientes para centros médicos alejados que no cuenten con laboratorio de biología molecular y solo en caso de duda se tendría que enviar la muestra para que sea corroborada por una prueba PCR convencional.

El pasado domingo, Mario Ruiz Cubillo, gerente médico de la CCSS, anunció en conferencia de prensa que este lunes se comenzarán a distribuir equipos de GenXpert en los hospitales regionales y periféricos para aumentar la capacidad diagnóstica del país.

“Estamos haciendo todo lo posible para que sean pruebas de alto nivel de confiabilidad", aseveró Ruiz.

Y añadió: "inclusive centros como el CAIS de Cañas, o el Hospital Monseñor Sanabria (Puntarenas), el de San Carlos, el Hospital Valverde Vega (San Ramón) harán estas pruebas y eso nos va a permitir tener mejor atención de posibles pacientes y tratarlos de ser necesario”.

La tecnología GeneXpert no es nueva, lo nuevo es su aplicación para la detección del SARS-CoV-2, virus causante del covid-19. Anteriormente, se ha utilizado para detectar tuberculosis.

PCR convencional sigue siendo clave

La CCSS ya cuenta con los primeros reactivos para estas pruebas GeneXpert, pero su utilización está destinada especialmente a las regiones fuera de la GAM.

Las diferencias entre las pruebas convencionales y estas más rápidas son parte de las razones.

“El GeneXpert usa cartuchos desechables. Es un principio integrado de PCR. Todos los químicos vienen dentro del cartucho. En el PCR convencional hay tres kits: extracción, retrotranscripción y amplificación, se necesitan de todos para poder hacer la prueba. El GeneXpert los tiene todos en un solo cartucho”, explicó el especialista en bioinformática y genética Allan Orozco.

“Me parecen muy buenos para zonas rurales donde no tenés nada. Funciona en cualquier lugar; en media jungla lo ponés debajo de un árbol y con una batería ya funciona. Al PCR estándar no le gusta la jungla, solo los laboratorios clínicos formales”, agregó.

No obstante, por su alta demanda a nivel mundial, no pueden tenerse grandes cantidades en el país.

“El problema es lo siguiente: estas pruebas no funcionan sin cartuchos y la empresa está mandando muy pocos al país; unos 600 o 700 por semana. Hay una demanda voraz en los mercados internacionales”, detalló Orozco.

Otra de las diferencias vitales es que, a diferencia de las pruebas estándar que en cuestión de horas determinan si el virus está presente o no, las pruebas GeneXpert pueden dar tres resultados posibles: 1- positivo, 2- probablemente positivo, y 3-negativo.

Si esta prueba rápida arroja una conclusión probablemente positiva, se debe correr la PCR convencional para determinar la respuesta definitiva. En ese caso, el diagnóstico final puede ser emitido por el Inciensa o algún laboratorio de biología molecular de un hospital de la CCSS.

Mario Ruiz Cubillo, gerente médico de la CCSS, señaló que esta prueba se aplicará en aquellas personas que califiquen como caso sospechoso.

“La prueba se le hace a los pacientes que cumplen con criterios diagnósticos establecidos para que sean candidatos a ella”, puntualizó el gerente médico.

Dentro de esos criterios están: tener síntomas respiratorios que no se expliquen por ninguna otra causa, o pérdida o disminución del sentido del olfato o cambios en el gusto, o personas cuyo médico tratante vea que debe realizarse la prueba.