Irene Rodríguez. Hace 5 días
Utilizar sombrero y reaplicarse bloqueador solar cada dos horas es vital para protegerse de la radiación ultravioleta. Foto: Shutterstock
Utilizar sombrero y reaplicarse bloqueador solar cada dos horas es vital para protegerse de la radiación ultravioleta. Foto: Shutterstock

No importa si usted pasará los feriados de estos días en la playa, la montaña o la ciudad, no importa si usted siente que hace más frío o que está más nublado: igual debe protegerse contra la radiación ultravioleta.

Este consejo no es nuevo ni tiene por qué variar de un año a otro; la posición de Costa Rica en el trópico hace que la radiación ultravioleta sea mayor que en otras zonas del planeta.

No obstante, en períodos vacacionales o de días libres es más probable que las personas pasen más tiempo al aire libre, por lo que es necesario hacer el recordatorio de cómo protegerse de estos rayos solares.

La concepción de que la radiación es más peligrosa no es del todo cierta, el calor puede hacer que la persona crea que la incidencia de rayos ultravioleta es mayor, pero eso no necesariamente es así.

Las montañas y muchas ciudades poseen más radiación –y más directa– que las playas. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que a 1.500 metros sobre el nivel del mar hay de 20% a 40% más radiación que en las áreas costeras.

A esto se le debe unir que abril es de los meses que históricamente tienen mayor índice de rayos ultravioleta.

De hecho, para esta Semana Santa se espera que tanto el Valle Central, como el Pacífico y el Caribe tengan un índice de radiación ultravioleta de 12 (en una escala de 0 a 20), considerado como un nivel “muy alto”.

Estos datos se desprenden de la aplicación weatheronline.com, sitio de la Asociación Estadounidense de Climatología que recoge información de todo el mundo.

De acuerdo con el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), una radiación superior a 11 indica que se debe tener una protección extra que incluya bloqueador solar, lentes oscuros, sombreros con vicera y evitar exponerse al aire libre durante más de 30 minutos entre las 10 a. m. y las 3 p. m.

¿Cómo nos afecta la radiación ultravioleta?

La exposición a los rayos ultravioleta se puede dar en cualquier lugar en el que se esté al aire libre. El que esté nublado o haga frío no implica que no haya radiación.

FUENTE: IMN, WEATHERONLINE.COM Y ASOCIACIÓN ESTADOUNIDENSE DEL CÁNCER.    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

Cuidar la piel

Cuando se habla de protección contra la radiación del sol, el uso de bloqueador solar –no bronceador– es la primera. ¿Cómo escoger el ideal?

La primera aplicación debe darse entre 25 y 30 minutos antes de salir al aire libre, y su acción no es de muy larga duración: debe reaplicarse cada dos horas.

De acuerdo con los especialistas, lo primero que debe hacerse es verificar que el producto tenga protección contra los rayos UVA y UVB, debe decirlo claramente en su etiqueta.

Otro aspecto importante es el factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés), que indica el nivel de protección contra los rayos solares que tiene cada producto. Cuanto mayor es el factor, mayor la protección.

La recomendación de los especialistas es que las personas que tienen piel muy blanca y sensible –así como los bebés y niños pequeños– utilicen un factor de protección solar de 50 SPF.

Si su piel es más oscura podrá darse una licencia de utilizar un factor de protección más bajo, aunque los especialistas indican que debe ser protector (o bloqueador) solar y no un bronceador.

Otra recomendación es no dejarse llevar por los protectores solares que digan 80 o 100 o incluso 150 SPF. Según la Asociación Estadounidense de Dermatología, un SPF 15 protege en un 93% de los UVB, los SPF 30 lo hacen en un 97%, los SPF 50 un 98%, pero los de 100 o más no pueden proteger más.

Además, si usted va a estar bajo el agua, por más que su protector solar diga que es contra agua lo recomendable es volvérselo a aplicar al salir. Lo mismo sucede si usted hace ejercicio y suda mucho.

Protección extra

Los lentes oscuros son otro factor vital a la hora de protegerse contra el sol y sus rayos. Sin embargo, estos deben tener también filtros de protección solar. Lo más recomendable es comprarlos en una óptica y evitar a toda costa comprar los que se venden en la calle.

Los lentes que se consiguen en puestos callejeros más bien podrían dañar la vista. Estos productos no solo no tienen filtros contra los rayos UV, también carecen de filtro y los hace peligrosos.

“Usted no puede comprar lentes en cualquier esquina; los que se venden en la calle, por lo general, no tienen filtro y son solo vidrio. Eso más bien permite un mayor paso de luz y el daño al ojo puede ser más grave del que causa no usar anteojos del todo”, dijo en una entrevista anterior el oftalmólogo Manfred Freer.

También es necesario utilizar sombreros que impidan que los rayos del sol caigan directamente en la cara y mantenerse hidratado con agua.

No obstante, para los especialistas lo más importante es evitar exponerse al sol en las horas de más peligro.

“Usted podrá ponerse todos los bloqueadores que quiera, pero la clave es no exponerse al sol entre las 10 a. m. y las 3 p. m.; ningún bloqueador lo protegerá lo mismo que quedarse en casa a esas horas”, concluyó el dermatólogo Pablo Lara.