Irene Rodríguez.   5 febrero
Cristian Campos, jefe de neumología del Hospital San Juan de Dios, dio un recorrido la mañana de este miércoles por la nueva unidad broncopulmonar. Este servicio realizará exámenes diagnósticos, biopsias, tratamientos complejos y podrá aislar a pacientes -de ser necesario- con cáncer de pulmón, enfisema pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o con enfermedades respiratorias graves. Fotografía: Mayela López

Personas con cáncer de pulmón, enfisema pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), o quienes presentan infecciones respiratorias graves, serán atendidos en una unidad especializada en el hospital San Juan de Dios, la única con estas características en Centroamérica y el Caribe.

Esta unidad se inauguró la mañana de este miércoles y alberga una sala en donde se podrán realizar los procedimientos, área para llevar a cabo rutinas médicas, y cuartos de aislamiento en caso de ser necesario.

“Antes se tenían en áreas muy diferentes el lugar de los procedimientos médicos y la recuperación del paciente. Ahora lo tenemos todo en un solo lugar, incluso el espacio para preparar los medicamentos. Esto es muy beneficioso, porque estos pacientes necesitan usualmente tanto de procedimientos médicos como de un cuido posterior de muy alto nivel”, informó Cristian Campos, jefe de Neumología del Hospital San Juan de Dios.

El espacio de la unidad abarcó 205 metros cuadrados y su inversión fue de más de ¢825 millones, que incluyen construcción y equipamiento.

#related

Una sala para intervenciones

Ver más!

La nueva unidad cuenta con una sala en donde se pueden hacer exámenes, ultrasonidos, biopsias y hasta intervenciones para tratar enfermedades en las vías respiratorias.

“Esto nos puede ayudar en biopsias y a tratamiento de pacientes muy complicados que requieren de exámenes y procedimientos muy complejos. El cáncer de pulmón, por ejemplo, es el cuarto cáncer más común en Costa Rica pero su letalidad (mortalidad) es muy alta. Esto nos permitirá dar mejores diagnósticos y tratamientos, así como una mejor atención después de la intervención”, expresó Campos.

Dentro de lo que se puede realizar ahí están las broncoscopias (examen para visualizar las vías aéreas y diagnosticar enfermedad pulmonar), las broncoscopia Intervensionista (broncoscopia hecha para un tratamiento de un problema pulmonar), los procedimientos torácicos guiados bajo ultrasonidos y la pleuroscopia médica (exploración con un endoscopio de la cavidad pleural, capas de las membranas que recubren los pulmones y la cavidad del tórax).

“El pasado mes de enero realizamos la primera broncoscopia intervencionista aquí mismo, si necesidad de estar trasladando al paciente del lugar. Desde entonces, ya varias personas se han beneficiado”, destacó Campos.

Protegidos en aislamiento

Así luce uno de los cuartos de aislamiento de la nueva unidad broncopulmonar. Fotografía: Mayela López

Las personas que están en esta zona también tienen su salud más vulnerable ante otras infecciones, por ello se tienen cubículos especiales de aislamiento para que los pacientes puedan tener su propio espacio libre de contaminación bacteriana, y que, a su vez, las infecciones que ellos portan no afecten a terceros.

De acuerdo con John Torres, ingeniero electromécanico del centro médico, parte del secreto es que se cuenta con un doble sistema de aire acondicionado: uno está en la en la sala de broncoscopias y el otro en la sala de hospitalización (donde están los cuartos de aislamiento), este último cuenta con un sistema de extracción de aire que garantiza que cualquier tipo de contaminación en la sala no afecte a las áreas aledañas.

También se tiene un filtro especial para, precisamente, aislar el 99.9% del aire y evitar infecciones con bacterias.

El área cuenta con un puesto de enfermería donde los profesionales en esta rama tienen su “centro de monitoreo y vigilancia” que les permite analizar los signos vitales y evolución de cada paciente.

Los cuartos de aislamiento son seis, dos de ellos tienen también previstas para realizar hemodiálisis en caso de ser necesario. La hemodiálisis es un proceso que se utiliza en pacientes con insuficiencia renal (cuyos riñones presentan fallas), este aparato funciona como un riñón artificial que “limpia” al organismo de toxinas.

¿Por qué tener estas máquinas aquí? Campos explicó que las fallas renales son muy comunes en los pacientes con este nivel de problemas en los pulmones o vías respiratorias.

Miles serán beneficiados

Se cree que esta unidad beneficiará al menos a 1.500 asegurados con diferentes males pulmonares y respiratorios, especialmente a quienes estén más graves y necesitan de este tipo de tratamientos.

Sin embargo, no solo pacientes del área de atracción de este hospital verán las ventajas de la unidad. Por ejemplo, según Mario Sibaja, subdirector del San Juan de Dios, en dicho hospital se atienden a todas las personas con fibrosis quística del país, sin importar dónde vivan. Esta es una enfermedad hereditaria que provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, el tubo digestivo y otras áreas del cuerpo, lo cual provoca inflamación en los pulmones y dificultad respiratoria. Por esta razón, requieren un tratamiento especial.