Salud

Música del Tíbet promete ayuda contra ansiedad

Frecuencias sonoras alivian estrés, depresión y algunos dolores

“Comencé en esto porque soy músico y quería explorar diferentes formas de hacer música; poco a poco fui descubriendo algo: que no solo le transmite mensajes al público, sino que también, cuando se combina con masajes, o se dan conciertos ante grupos pequeños, puede ayudar a que las personas sientan menos ansiedad y estrés, se sientan menos presionados y se les vayan algunos tipos de dolores físicos”.

Así, el mexicano Daniel Lara, especialista en la llamadamedicina del sonido describió cómo él comenzó en un camino que acompaña el tratamiento de distintos padecimientos.

Para ello, utiliza instrumentos de percusión de metal llamados cuencos tibetanos, que se asemejan a ollas o platos hondos y que tienen diferentes tonalidades, intensidades y frecuencias de sonido según se manejen.

Lara se encuentra en el país para ofrecer talleres, terapias individuales y en pequeños grupos, además de capacitaciones para distintos músicos.

La invitación fue hecha por el proyecto Arte y Salud en Comunidad, que procura unir las diferentes expresiones artísticas como un medio para ayudar en la mejora de la salud.

“No ofrecemos la cura para el cáncer; esto no es una técnica milagrosa. Lo que sí hemos visto es que las personas que utilizan estas técnicas cuando van hacia procesos de quimioterapia o radioterapia dicen sentir que van más relajados y no sienten tanto el impacto de los efectos secundarios”, aseguró el músico.

“Dentro de los testimonios que tenemos, hay gente que nos dice que ha disminuido la ansiedad, le ha ayudado a sobrellevar una depresión, que recuperan el sueño y pueden dormir más y mejor y que tienen menos dolores de cabeza y musculares”, añadió.

Experiencia. Según Lara, no todas las personas acuden a las sesiones donde él da terapia en busca de ayuda para una enfermedad. Hay gente que va a experimentar como simple espectador, para escuchar sonidos diferentes y una forma distinta de hacer música.

Pero esta presencia de personas tan distintas, dentro de un mismo público, hace que sea una experiencia aún más enriquecedora para él como artista.

“Es una experiencia muy distinta para uno como músico también. En la música tradicional, uno hace conciertos para un grupo y lo que se lleva a cambio como cariño son los aplausos. En este otro tipo de música, no hay aplausos, el público es más pequeño, pero la gratificación es otra. Saber que no sanamos, pero damos alivio al proceso de sanación”, enfatizó Lara.

Para más información de los talleres que Lara dará en el país, puede accesar el sitio de Facebook del proyecto Arte y Salud en Comunidad, en la dirección www.facebook.com/arteysaludencomunidad/ .

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.