Por: Irene Rodríguez.   22 febrero
Esta imagen es la de la bacteria
Esta imagen es la de la bacteria "Listeria costaricensis", que fue hallada en suelo alajuelense. Fotografía cortesía del ITCR.

Una investigación conjunta de científicos del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) en Cartago e investigadores del Instituto Pasteur, en Francia, dio con el hallazgo en suelo nacional de una especie de bacteria completamente nueva para la ciencia y la bautizaron con el nombre de Listeria costaricensis.

El descubrimiento se dio durante un trabajo de campo en la provincia de Alajuela (específicamente en un drenaje industrial) y fue publicado en la revista científica International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology.

También ya fue inscrita en las colecciones de microorganismos del Instituto Pasteur en Francia y el catálogo DSMZ en Alemania.

(Video) Conozca la nueva bacteria hallada en suelo tico

"Partimos del hecho de que Costa Rica tiene una gran biodiversidad, pero casi toda la que se conoce es de animales, plantas, hongos y especies más grandes, poco se sabe de su biodiversidad microbiológica porque es lo que no se ve, requiere de técnicas más complejas de investigación", explicó Kattia Núñez, biotecnóloga del ITCR y una de las responsables del estudio.

Con esto en mente, los investigadores se dieron a la tarea de tomar muestras en todo el país para buscar la diversidad de un género de bacteria en específico: la Listeria. Hasta entonces, se conocían 17 especies de listeria, 15 inofensivas para el ser humano, pero dos dañinas y muy virulentas.

Las bacterias se buscaron en muestras de tierra, agua y alimentos. Después de eso se aislaron los microorganismos para ver la diversidad de este tipo.

(Video) 'Listeria costaricensis', es la nueva bacteria hallada en un drenaje alajuelense

Se encontraron 182 bacterias del género Listeria, la gran mayoría eran de una especie muy conocida, pero al hacer el análisis vieron algo que no reconocían. Su similitud genética era menor al 80% de los otras especies: era algo completamente nuevo.

No obstante, los estudios mostraron también que sí se trataba de una listeria por la similitud de sus proteínas.

Los estudios han mostrado que esta nueva especie no sería ni virulenta ni dañina para el ser humano (el es inofensiva), pero su potencial sí es muy grande, dado que resiste condiciones ambientales muy adversas, como temperaturas más altas que otras listerias.

Kattia Núñez, una de las investigadoras, expuso los resultados del hallazgo de la bacteria la mañana de este jueves. Foto: Rafael Pacheco
Kattia Núñez, una de las investigadoras, expuso los resultados del hallazgo de la bacteria la mañana de este jueves. Foto: Rafael Pacheco

Allí comenzó toda una aventura para chequear una vez y otra que no se trataba de un error, pero cada vez que hacían pruebas (en varios laboratorios) comprobaban que sí era algo nunca antes visto para la ciencia.

Por sus características, este nuevo microorganismo, ayudaría a entender mejor las cepas de la bacteria que sí son agresivas y a buscar posibles soluciones.

También podría dar pie al descubrimiento de nuevas moléculas, que podrían eventualmente ser antibióticos o ayudar en procesos industriales.

Javier Pizarro científico costarricense quien trabaja en el Instituto Pasteur, en Francia es uno de los investigadores que trabajó con la nueva bacteria. Foto: Rafael Pacheco
Javier Pizarro científico costarricense quien trabaja en el Instituto Pasteur, en Francia es uno de los investigadores que trabajó con la nueva bacteria. Foto: Rafael Pacheco
¿Cómo se le da el nombre a una nueva especie?

Cuando una especie es nueva para la ciencia se le debe buscar nombre. Esta puede bautizarse según el nombre o apellido de investigadores famosos en el tema o de otros grandes científicos. También puede tener relación con la apariencia física de la nueva especie o con el lugar donde fue descubierta.

En este caso, los investigadores quisieron hacerle el honor a nuestro país, como forma de honrar su biodiversidad y demostrar que esta llega incluso a las especies más pequeñas que no pueden ser detectadas por el ojo humano a simple vista.

"Quisimos bautizarla Listeria costaricensis para darle honor a que fue encontrada en nuestro país. De hecho, ni estuvo en discusión el nombre, todos quisimos darle ese, incluyendo a las personas del Instituto Pasteur y de otras organizaciones. Hay varias curiosidades, por ejemplo, no podíamos utilizar una doble r porque la primera especie a la que se la bautizó como costaricensis –una orquídea– se le puso una sola r y debíamos mantener eso, además, en el latín no existen las doble r", aclaró Núñez.

El proceso y lo que sigue

¿Por qué se buscaron específicamente listerias? Todo eso se remonta a los estudios del doctor costarricense en biología molecular Javier Pizarro, quien durante años ha estudiado las listerias en el Instituto Pasteur.

Una de las bacterias más escudriñadas es la Listeria monocytogenes, que sí es dañina para el ser humano y tiene serias consecuencias: causa desde meningitis en recién nacidos, hasta abortos espontáneos en mujeres embarazadas. En su mayoría, el contagio se da al consumir alimentos contaminados con este microorganismo.

En Costa Rica, esta bacteria es muy común, tanto que dentro de las muestras aisladas fue la más vista.

Grettel Chanto, responsable de enfermedades inmunosupresibles del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) indicó que se ven unos dos casos por semana, especialmente en niños pequeños.

"Creamos una alianza con el Instituto Tecnológico de Costa Rica en Cartago y les pedimos que buscaran nuevas formas de Listeria. No esperábamos encontrar nada, era más que todo un ejercicio que se hacía en varios países, la sorpresa fue muy grande, porque lo encontramos en el primer muestreo que se hizo", comentó Pizarro.

Núñez agrega: "fue una emoción muy grande, pero debíamos tener cautela. Fue un proceso de mandar a revisar a varios laboratorios internacionales para comprobar que sí era una especie nueva. Fue casi un año de comprobaciones. Ahora, la emoción es mucha, es el máximo logro que nos imaginábamos".

¿Qué sigue? La alianza entre el ITCR y el Instituto Pasteur continúa. Se harán más muestreos y más análisis que lleven a entender mejor este género bacteriano.

Pero esto no es la única ventaja. Durante la presentación de la nueva bacteria se anunció que el Instituto Pasteur firmó esta semana un nuevo convenio de cooperación con el ITCR, siendo el único de este tipo en Centroamérica.

El acuerdo permitirá a científicos del ITCR capacitarse en temas como biología molecular, bioinformática y genómica. Todos estos son campos dinámicos que solo son posibles dominar si se está bajo una constante capacitación.