También sucede con las más estables emocionalmente

Por: Carolina Ruiz Vega 1 agosto, 2013

San José (Redacción).

Cristiana Nassar y Maricruz Leiva se carcajean
Cristiana Nassar y Maricruz Leiva se carcajean

La extroversión en la juventud tiene efectos directos y positivos en el bienestar y la satisfacción con la vida en la vejez.

Es la conclusión a la que llega un estudio de la Universidad de Southampton que vio cómo la personalidad tiene una influencia perdurable en el bienestar décadas posteriores.

“El neuroticismo, o inestabilidad emocional, en cambio, tuvo un impacto negativo, en gran parte debido a que tiende a hacer que las personas sean más susceptibles a los sentimientos de ansiedad y depresión y los problemas de salud física", afirmaron los investigadores en el sitio de la universidad.

Además, son más susceptibles a los trastornos psicológicos y pueden tener una salud física pobre.

Para llegar a esta conclusión, el estudio examinó, en 4.583 personas, los efectos del neuroticismo y la extraversión en edades de entre 16 y 26 años sobre el bienestar mental y satisfacción en la vida cuando se llega a edades de entre 60 y 64 años.

Etiquetado como: