El Mercurio/GDA. 11 marzo
Los investigadores estudiaron a 485 mujeres, muchas habían sufrido el efecto rebote. Foto Archivo LN
Los investigadores estudiaron a 485 mujeres, muchas habían sufrido el efecto rebote. Foto Archivo LN

Las dietas que producen efecto rebote, también conocidas como “yo-yo”, pueden dificultar el control de factores de riesgo de enfermedades cardíacas, según una investigación preliminar presentada en las Sesiones Científicas de 2019 de la Asociación Americana de Epidemiología del Corazón y Prevención.

“Generalmente, se recomienda lograr un peso saludable para un corazón saludable, pero mantener la pérdida de peso es difícil y las fluctuaciones en el peso pueden hacer que sea más difícil lograr una salud cardiovascular ideal”, afirma la autora principal del estudio, Brooke Aggarwal, profesora asistente de Ciencias Médicas en el Colegio de Cirujanos y Médicos de la Universidad de Columbia, Estados Unidos.

Los investigadores estudiaron a 485 mujeres (con una edad promedio de 37 años y un índice de masa corporal promedio de 26, es decir, en el rango del sobrepeso). Las mujeres informaron cuántas veces -excepto durante los embarazos- habían perdido al menos 4,5 kilogramos, y los habían recuperado en un año.

Se les evaluó mediante Life’s Simple 7, una medida de la Asociación Americana del Corazón, que controla siete factores de riesgo de enfermedad cardíaca (índice de masa corporal, colesterol, presión arterial, azúcar en la sangre, tabaquismo, actividad física y dieta).

Según se vio, el 73% de las mujeres reconocieron al menos un episodio de pérdida de peso de tipo “yo-yo”.

Los investigadores descubrieron que las mujeres con uno o más episodios de pérdida de peso con rebote presentaban un 82% menos de probabilidades de tener un índice de masa corporal óptimo.

Además, presentaban un 51% menos de probabilidades de ser calificadas como de nivel “moderado” (en riesgo cardiovascular) en Life’s Simple 7 y 65% menos de ser calificadas como “óptimas” en esa medición.

Cuantos más episodios de oscilaciones en el peso habían tenido, peor era su clasificación.

“Ha habido investigaciones previas que mostraron resultados similares en los hombres: los que pasaron por oscilaciones de peso tienen el doble de riesgo de muerte cardiovascular en la mediana edad”, dijo la investigadora. GDA/El Mercurio/Chile