Lucía Astorga. 6 diciembre, 2018
06/12/2018 Hospital de niños, Paseo Colón, San José.Iluminación del Arbol del Hospital de Niños. Fotos de Diana Méndez
06/12/2018 Hospital de niños, Paseo Colón, San José.Iluminación del Arbol del Hospital de Niños. Fotos de Diana Méndez

La luz de la Navidad se apoderó de los salones, pasillos, quirófanos y oficinas del Hospital Nacional de Niños (HNN), gracias a la tradicional iluminación de su árbol.

Al ser las 6:00 p. m. de este jueves, comenzaron a brillar los 25.000 bombillos que adornan el árbol de Navidad, para la alegría de 237 pequeños que permanecen internados en el centro médico, así como para cientos de pacientes ambulatorios y visitantes.

“En esta época navideña avivar la alegría y el entusiasmo es fundamental para los pacientes y su recuperación", expresó la doctora Olga Arguedas, directora del HNN.

Los colores más utilizados en la iluminación son los tradicionales amarillo, rojo, azul y verde. Además, 20.000 bombillos son de tipo incandescente, mientras que los restantes 5 mil son de tecnología led.

Para esta ocasión, las autoridades del HNN lanzaron un llamado a los padres de familia para que no llevaran a la actividad a menores de dos años ante la alerta vigente por el virus respiratorio sincitial, conocido como el ‘virus asesino’.

La solicitud de no asistir, también se extendió para adultos o niños enfermos.

En el mundo, el virus sincitial mata a unos 28.000 menores de un año. En Costa Rica, entre 10 y 15 anualmente. En las últimas ocho semanas, tres pequeños fallecieron por las complicaciones asociadas a la infección con ese virus.

Como preámbulo al encendido del árbol de Navidad, se realizaron varias actividades para toda la familia que arrancaron a las 3:00 p. m. con un pasacalles, acompañado de música.

La Orquesta Sinfónica del Hospital Nacional de Niños y el Sistema Nacional de Educación Musical (Sinem), también participaron en las amenidades al ofrecer un repertorio navideño para quienes participaron del tradicional evento.

A las 5:00 p. m. se realizó un acto de acrobacias y posteriormente aconteció lo que todos estaban esperando: la iluminación del árbol.