Irene Rodríguez.   23 agosto
El vapeo consiste en el uso de tubos o vaporizadores a los que se les introducen sustancias, que pueden ser florales o frutales, con nicotina o sin ella, para que el usuario inhale el humo que produce el calentamiento de esas sustancias. Archivo LN

Un vecino de Illinois, Estados Unidos, murió por una enfermedad respiratoria ligada al vapeo o consumo de cigarrillos electrónicos. Así lo dio a conocer la tarde de este viernes el diario estadounidense Chicago Tribune.

El departamento de salud del estado dijo que no daría más detalles referentes al fallecido ni de sus circunstancias.

A esto se le debe sumar la hospitalización de decenas de personas con esos mismos síntomas en diferentes zonas de ese país. De acuerdo con el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) entre finales de junio y esta semana se han hospitalizado más de 200 usuarios de cigarrillos electrónicos con estos padecimientos. Los pacientes tienen entre 17 y 38 años y algunos de ellos también experimentan vómito y diarrea.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) determinará cuáles ingredientes en estos productos de vapeo pueden contribuir a la enfermedad.

En este momento las autoridades de salud no saben si los hospitalizados utilizan los mismos productos, o si tenían nicotina o THC (el principal componente psicoactivo de la marihuana) u otros ingredientes.

“Estos casos sí están relacionados con dispositivos de vapeo. Sin embargo, hasta este momento el CDC no ha dado información con respecto a las sustancias que esos dispositivos contenían”, señaló Jean Carlo Córdoba, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Costa Rica (UCR) y quien realizó su práctica doctoral en el Departamento de Control de Tabaco del estado de Nueva York y realizó una revisión sobre cigarrillos electrónicos.

“Según los últimos conteos, hay más de 430 marcas de cigarrillos electrónicos en el mercado y más de 15.000 tipos de sabores. Entonces cuando hacés la matemática de que una persona pudo usar 'X' dispositivo, pero pudo haber usado 'Y' sustancia de sabor, vemos que hay una infinidad de posibilidades para que las autoridades deben estudiar”, agregó.

#related
¿Qué es el vapeo?

El vapeo consiste en el uso de tubos o vaporizadores a los que se les introducen sustancias, que pueden ser florales o frutales, con nicotina o sin ella, para que el usuario inhale el humo que produce el calentamiento de esos productos.

El dispositivo que se utiliza para esto recibe varios nombres, como cigarrillo electrónico, vapeador o vaporizador.

Quienes los utilizan indican que les ayuda para dejar de fumar.

No obstante, la composición de estos productos preocupa a los especialistas de salud.

“Lo que sí esta completamente confirmado es que, al alcanzar cierta temperatura, estas dos sustancias que te mencioné, cambian químicamente. Esto crea compuestos como el formaldehido y el acetaldehido que son reconocidos cancerígenos, o como la acroleína que no es cancerígena, pero es tóxica”, subrayó Córdoba.

Ante la situación presentada en Estados Unidos, las autoridades piden a los usuarios que si experimentan dolor de pecho o dificultad para respirar después de usar cigarrillos electrónicos (incluso si el uso se dio semanas antes de los síntomas) deberían buscar atención médica.

Por otra parte, los funcionarios de salud que vean pacientes con enfermedades respiratorias serias deberán preguntar a los pacientes o a sus familiares si ellos utilizaban estos productos.

“La severidad de estas enfermedades es alarmante. Debemos decir en voz alta que usar cigarrillos electrónicos y vapear puede ser muy peligroso”, dijo en un comunicado oficial Ngozi Ezike, director del Departamento de Salud Pública de Illinois.

Compañías de vapeadores se defienden

La nota del Chicago Tribune recogió declaraciones de Gregory Conley, el presidente de la Asociación Estadounidense de Vapeadores, quien culpó al mercado negro o a productos hechos por aficionados por estas enfermedades.

“Cada día hay más evidencia de que los vapeadores callejeros pueden contener drogas ilegales, esto no pasa con los productos legales. Es increíblemente irresponsable que los medios de comunicación y las autoridades de salud sigan emprendiéndola en contra de los productos legales cuando los ilegales continúan en las calles”, destacó Conley.

Sin embargo, los especialistas médicos insisten en que aún cuando los cigarrillos electrónicos no contengan drogas ilegales, THC, o nicotina, pueden ser muy peligrosos, especialmente para los adolescentes.