Irene Rodríguez. 6 septiembre
Imagen ilustrativa de Google Ads. Fotografía: Shutterstock.
Imagen ilustrativa de Google Ads. Fotografía: Shutterstock.

Si no cuenta con evidencia científica que lo respalde no se publicita. Así de directo fue el mensaje que lanzó la mañana de este viernes la empresa Google al revelar sus nuevas políticas relacionadas con la oferta de servicios de salud.

A través de una publicación en el blog empresarial, la encargada de políticas de publicidad de la empresa Adrienne Biddings, subrayó que la compañía está clara de que las personas recurren al buscador para encontrar respuestas a sus condiciones de salud, muchas veces en medio de la desesperación. Y Google solo podrá ser de ayuda si las personas tienen la confianza de saber que lo que se ofrecen son terapias comprobadas.

De acuerdo con el comunicado, esto incluye prohibir la publicidad de la mayoría de las terapias con células madre, de las terapias celulares de otro tipo de células, y de las llamadas terapias genéticas. Esta política prohíbe los anuncios y las ventas de los tratamientos que no tienen ensayos biomédicos o bases científicas.

También se incluyen tratamientos que tienen resultados científicos aún básicos y experiencia clínica aún preliminar, pero cuyas pruebas son insuficientes como para utilizarse a gran escala y ofrecerlos como alternativas médicas.

“Sabemos que los descubrimientos médicos importantes usualmente comienzan como ideas sin pruebas –y creemos que ensayos clínicos monitoreados y regulados son la forma de examinar y probar los avances médicos–. Al mismo tiempo, hemos visto una serie de ‘actores malos’ que buscan sacar ventaja de las personas y ofrecen tratamientos sin probar y que son engañosos. Muchas veces esos tratamientos pueden llevar a resultados muy dañinos para la salud. Sentimos que eso no tiene lugar en nuestras plataformas”, cita el comunicado.

La comunicación oficial tomó en cuenta la opinión de Deepak Srivasatava, presidente de la Asociación Internacional de Investigación con Células madre, quien respalda esta decisión.

“La nueva política de Google de vetar la propaganda de medicina especulativa es muy necesaria y ayuda a contener el mercadeo de productos médicos inescrupulosos, como terapias aún no probadas con células madre. Las células madre tienen gran potencial para ayudarnos a entender una gran variedad de enfermedades, pero la mayoría de las intervenciones aún son experimentales y solo deberían ser ofrecidas a través de ensayos clínicos bien regulados que sirvan para probar su eficacia. El comercializar estos productos aún sin probar son una amenaza a la salud pública, e interfiere con el desarrollo de terapias legítimas”, expresó el especialista.

La empresa agregó que, a sabiendas de muchas personas que sí hacen las cosas bien, sí continuarán permitiendo publicidad para promocionar ensayos clínicos bien controlados y serán espacio para que los científicos promuevan sus hallazgos al público.

Por otra parte, indicaron que sus políticas de seguridad sobre qué puede publicitarse y qué no continúan en revisión constante y se actualizarán de ser necesario.

Antecedentes

Google es una plataforma en la que, personas que trabajan con poco o nulo sustento científico, han expuesto sus negocios para ofrecer “milagros en salud”, a menudo a personas a las que la medicina tradicional ya dejó sin opciones.

Algunas clínicas le han dicho a sus potenciales pacientes que pueden ayudarlos a tratar la degeneración macular (mal de la vista que aún no es tratable con células madre), esclerosis múltiple y enfermedades degenerativas de los pulmones.

Dentro de las “terapias alternativas” ofrecidas también hay procedimientos con aceite extraído del veneno de serpientes, algo que ni siquiera se encuentra dentro de los protocolos de investigación clínica.