Silvia Artavia. 4 marzo
Los hermanos Núñez Badilla, de dos años dos meses, nacieron unidos por la cabeza y compartían vasos capilares y parte del cerebro. Fueron separados durante el viernes y sábado de la semana anterior, en una cirugía única en el país. Imagen cortesía de la CCSS.
Los hermanos Núñez Badilla, de dos años dos meses, nacieron unidos por la cabeza y compartían vasos capilares y parte del cerebro. Fueron separados durante el viernes y sábado de la semana anterior, en una cirugía única en el país. Imagen cortesía de la CCSS.

La estabilidad que han presentado durante el fin de semana los gemelos Samuel y Ezequiel Núñez Badilla les ha permitido empezar con el proceso de fisioterapia.

Así lo informó este domingo Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños (HNN), quien dijo que, aunque todavía permanecen en la Unidad de Cuidado Intensivo, los especialistas podrán tomar nuevas medidas para la rehabilitación de los pequeños.

Esta nueva etapa implica la colocación de unas férulas especiales, como una especie de botas, las cuales se les colocan en los pies a los exiameses, para que mantengan una postura adecuada, así como la constante visita de fisioterapistas.

“Esperaremos ver algunos resultados de los exámenes y de los cultivos de los diferentes tejidos que se han tomado durante el fin de semana para, mañana lunes, plantear la estrategia que seguiremos en los días subsecuentes”, aseguró Arguedas.

Los hermanos Núñez Badilla, de dos años dos meses, nacieron unidos por la cabeza y compartían vasos capilares y parte del cerebro.

Fueron separados durante el viernes y sábado de la semana anterior, en una cirugía única en el país, en la que durante 20 horas, todo un equipo de profesionales costarricenses no solo los separaron, sino que también iniciaron las técnicas reconstructivas de sus cráneos.

El viernes fueron sometidos a una segunda cirugía reconstructiva, procedimiento que debe realizarse de una a dos veces por semana, como mínimo, para continuar con el proceso de recuperación.

El jueves, el HNN informó que Ezequiel había logrado abrir los ojos y le sonrió a una enfermera, mientras que Samuel movió los pies, signos que entusiasmaron al personal médico.