Por: El Mercurio/GDA/Chile.   12 febrero
Foto con fines ilustrativos
Foto con fines ilustrativos

Aprender de forma constante no solo es bueno para los humanos, también para los perros.

Estos animales son capaces de aprender incluso en la vejez, y el entrenamiento constante del cerebro y la resolución de problemas mentales crean emociones positivas y ralentizan el ritmo natural del deterioro mental.

Sin embargo, a diferencia de los cachorros o los perros jóvenes, los perros viejos casi nunca son entrenados o desafiados mentalmente.

Para revertir esto, biólogos cognitivos del Instituto de Investigación Messerli de Vetmeduni, en Viena, utilizaron juegos en una pantalla táctil y los asociaron a una recompensa.

Según vieron, los juegos computacionales servirían como sudokus para los perros viejos.

“La sensación positiva al resolver un desafío mental es comparable a la sensación que tienen las personas mayores cuando aprenden algo nuevo, haciendo algo que disfrutan. El entrenamiento cerebral regular no solo nos remueve a nosotros, sino también a los perros de su apatía en la vejez, aumentando su motivación y compromiso”, dijo Ludwig Huber, uno de los autores.