Daniel Jiménez. 7 abril

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, solicitó la colaboración del sector privado con los países de América Latina y el Caribe con el objetivo de ayudar a los profesionales de la salud a combatir el nuevo coronavirus.

En criterio de Etienne, los países deben aprovechar las capacidades y los recursos del sector privado, incluyendo proveedores de productos y servicios comerciales, con el fin de beneficiarse de su capacidad para innovar y producir.

En Costa Rica, las instalaciones del CENARE se habilitaron como Centro Especializado Atención de Pacientes con covid-19. Foto: Roberto Carlos Sánchez
En Costa Rica, las instalaciones del CENARE se habilitaron como Centro Especializado Atención de Pacientes con covid-19. Foto: Roberto Carlos Sánchez

"Ayúdennos a los países de América Latina y el Caribe a resolver el desafío más grande e inmediato que enfrentamos: acceso a pruebas de la covid-19 de calidad y asequibles, y a equipos de protección personal”, comentó la directora de la OPS.

Incluso, realizó un listado sobre posibles aspectos en los que se podrían usar algunos recursos de manos privadas como por ejemplo para los servicios de atención médica, instalaciones, laboratorios, capacidad de logística de transporte, la dotación de personal, los sistemas de información, la tecnología y los dispositivos. Además, equipos clave como los ventiladores.

En su criterio, los sistemas de salud de todo el mundo, y hasta de potencias como Estados Unidos, comienzan a verse abrumados y los trabajadores de salud al límite, pues comienzan a tener problemas con sus trajes de protección. Es ahí, donde este aporte podría inclinar la balanza en la compleja lucha contra este coronavirus.

"Les pido que trabajen de la mano con los gobiernos para planificar el uso y maximizar la disponibilidad de sus recursos”, citó la directora de la OPS, minutos antes de recalcar que este sector tiene las herramientas y el poderío económico para innovar y desarrollar la ciencia y la tecnología que necesita el mundo en estos momentos donde día a día mueren miles de personas.

En Costa Rica, Intel y la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica (Azofras), por citar casos, han apoyado a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) por medio de algunas donaciones.

Intel donó el pasado jueves 600 mascarillas para el personal de la salud que está en primera línea de atención de esta pandemia.

Además, Azofras anunció la dotación de 5.000 kits de equipo médico para la detección de covid-19 al Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa).El equipo está valorado en ¢116 millones. Con esta herramienta, se pueden realizar hasta 96 pruebas de diagnóstico de manera simultánea.

En los próximos días llegará a Costa Rica un chárter de China con implementos para los profesionales de la salud. Foto: Roberto Carlos Sánchez
En los próximos días llegará a Costa Rica un chárter de China con implementos para los profesionales de la salud. Foto: Roberto Carlos Sánchez

Estas donaciones llegan en un momento clave, pues el mundo ya comienza a vivir una escasez en productos de protección para los empleados del sector salud, debido a la gran demanda que hay por parte de todos los países que enfrentan esta pandemia.

Las autoridades de la salud informaron de la sobredemanda que hay a nivel internacional de todo tipo de herramientas de primera necesidad para los profesionales que día a día trabajan para tratar a personas contagiadas.

Román Macaya, presidente de la CCSS, anunció esta semana que se recibirá una donación importante de equipo de protección en China.

Es un total de 55 toneladas de batas descartables, mascarillas, lentes de seguridad, cubrebotas y guantes. Se estima que el costo del traslado de la carga en un vuelo cháter será de $1,1 millones.

La CCSS también gestiona otra compra de superior a los $3,7 millones: $1,1 para respiradores N-95 y $2,5 en lentes de seguridad.