Irene Rodríguez. 9 junio, 2018
La última actividad que la familia León hizo antes de regresar a Costa Rica fue visitar DisneyWorld en Orlando, Florida. Fotografía tomada del Facebook Team Dani
La última actividad que la familia León hizo antes de regresar a Costa Rica fue visitar DisneyWorld en Orlando, Florida. Fotografía tomada del Facebook Team Dani

Dani León regresará a Costa Rica esta noche de sábado, luego de permanecer casi un año en Estados Unidos, donde se sometió a un trasplante de médula ósea.

La Nación conversó con su madre, Zaida Calvo, desde el aeropuerto de Atlanta, donde realizan una escala antes de volver. Ella comentó que el proceso de recuperación ya está muy avanzado y dentro de poco podrá tener una vida similar a la que llevaba antes. Por ejemplo, está previsto que unas dos semanas regrese a la escuela.

"Desde que se comenzó a sentir mejor Dani ya quería devolverse a Costa Rica. Extraña a su familia, a sus amigos. A cada rato le preguntaba a la doctora que cuándo podían volver", indicó la madre del menor.

La recuperación consiste no solo de cuidados en casa, si no también de seguimiento médico.

"Va a estar en seguimiento constante en el Hospital Nacional de Niños (HNN) con los doctores que lo conocen casi desde que nació. Los médicos de Cincinnati dieron varias recomendaciones que ellos van a seguir", destacó Calvo.

"Lo que hay que darle es tiempo a que su sistema inmunitario se vaya fortaleciendo, pero su recuperación va bien. Vuelve con muy poquitos medicamentos, y solo uno no está disponible en Costa Rica, pero tenemos suficiente de esa medicina para los próximos meses", añadió.

Otros cuidados

Al tener un trasplante de médula ósea, su sistema inmuntario "volvió a cero", por lo que deben volverle a poner todo el esquema de vacunación.

"Eso lo harán en unos seis meses, porque las defensas necesitan volverse todavía más fuertes, si lo vacunamos ahora, se enferma", explicó Calvo.

Sin embargo, ya el sistema inmunitario está dando señas de que está trabajando. El día antes de un viaje a Orlando el menor se resfrío y tuvo tos. Sus padres se asustaron (pues el niño antes había tenido neumonía) y lo llevaron al hospital.

Después de la observación les dijeron que se trataba de un resfrío normal, y que su cuerpo sabrá combatirlo por sí mismo, aunque en un ritmo más lento del que lo hace una persona con un sistema normal de defensas.

Calvo señaló que personas con este tipo de trasplantes toman unos dos años en volver por completo a la normalidad y a llevar la vida tal cual como la llevaban antes, pero que agradecen que este proceso ya puedan vivirlo en Costa Rica.