Irene Rodríguez. 1 septiembre
Quienes padecen el trastorno alimentario de la anorexia tienden a comer cada vez menos hasta llegar a un punto de no ingerir bocado para estar delgados. Fotografía: Archivo
Quienes padecen el trastorno alimentario de la anorexia tienden a comer cada vez menos hasta llegar a un punto de no ingerir bocado para estar delgados. Fotografía: Archivo

Un curso corto de cinco horas busca acercar más a profesionales y estudiantes de Nutrición, Psicología, otras ciencias de la Salud y Educación a los trastornos de la conducta alimentaria o trastornos alimentarios.

La Asociación Costarricense de Desórdenes de la Conducta Alimentaria busca informar acerca de diagnóstico, repercusiones, tratamientos y aspectos nutricionales y psicoeducativos de estos trastornos. Además, se explorará el uso de terapias alternativas como la aromaterapia como parte del acompañamiento para cada paciente.

El evento será el próximo 29 de setiembre a partir de las 8:30 a. m. en las instalaciones de la empresa de bienestar y salud Swiss Just, en Paseo Colón, en el centro del cantón de San José.

“Es para informar y comunicarnos, entender estos trastornos. Además, los fondos serán para la Asociación, para apoyar la compra de materiales y las visitas de las voluntarias”, indicó Silvina Gimpelewicz, presidenta de la Asociación.

El curso tiene un costo de ¢35.000 si incluye el almuerzo y ¢30.000 si no lo incluye. Para más información puede comunicarse al correo dcacostarica@gmail.com.

Esta asociación brinda asesoría y consejos a las personas, a quienes se les orienta en cómo superar el problema. También busca orientar a padres, madres, familiares y amigos de quienes viven con un trastorno. Para comunicarse con ellos, ingrese a la red social Facebook y ponga el nombre de la Asociación en el buscador.

Entender el comportamiento con la comida

Estos trastornos incluyen diferentes formas de comportarse en la relación con la comida. Los más conocidos son la anorexia y la bulimia, pero no son los únicos.

La anorexia se caracteriza por dietas estrictas, ayunos y bajar de peso drásticamente. En ocasiones, se acompaña de rutinas fuertes de ejercicios con el fin de perder kilos. Muchas veces, quienes lo sufren ( 90% de los casos son mujeres) presentan el llamado trastorno dismórfico corporal, en el que, a pesar de tener una extrema delgadez, las personas se ven a sí mismas como si fueran obesas.

También está el trastorno por atracón, en el que las personas, en un solo episodio, ingieren mucha más comida de la que por lo general podrían consumir, y muchos de esos alimentos están cargados de grasas, azúcares y gran cantidad de calorías.

La bulimia también se conoce por atracones, pero en este trastorno hay una diferencia mayor. En él se presentan “conductas compensatorias”, como vomitar, tomar purgantes o laxantes, o sobrejercitarse con el fin de, según los pacientes, “compensar” todo lo que comieron.

Hay trastornos menos conocidos. Por ejemplo, el trastorno por rumiación. Este se da en las personas que tienen como costumbre regurgitar los alimentos (es decir, que una vez masticados y tragados buscan devolverlos hacia la boca) para saborearlos y luego los desechan para no digerirlos.

Otra conducta poco conocida es la pica, que consiste en comer cosas que no son alimentos, como papel, tierra, madera u otros objetos.

Las consecuencias varían según el trastorno, pero pueden incluir deficiencias en nutrientes imprescindibles, disminución en frecuencia cardíaca y presión arterial, osteoporosis, debilidad muscular y deshidratación que puede llegar al punto de fallas renales, latidos irregulares del corazón, úlceras, pancreatitis, ruptura de tejidos del esófago, y problemas de obesidad (en el trastorno por atracón).