Irene Rodríguez.   3 enero
No todas las personas tienen la misma tolerancia hacia la cafeína, según la FDA. Fotografía: Archivo

¿Cuánta cafeína está tomando usted? ¿Es de quienes no pueden comenzar el día sin una taza de café o pertenece al grupo de personas que necesita esta bebida la mayor parte del tiempo para sobrevivir a su jornada laboral o a una larga noche de estudio? ¿Cuánto de esta sustancia puede tolerar su organismo?

Para responder a estas y otras preguntas, la Administración de Drogas y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) preparó una guía con datos y consejos que le permiten a los consumidores disfrutar de las diferentes bebidas que contienen cafeína, sin someterse a riesgos innecesarios.

La primera consideración que hace la FDA es que no todos tenemos la misma tolerancia a este estimulante. La mayoría de nosotros puede llevar una dieta normal y saludable con este tipo de bebidas y no tener el menor problema.

Sin embargo, podrían haber diferentes reacciones, según el peso de los individuos, si hay sensibilidad a ciertos químicos o alimentos, o dependiendo de los medicamentos que se consuman.

En el caso de los niños y adolescentes, el documento señala que lo mejor es consultar directamente con el pediatra. Esto para saber si el menor puede ingerir alguna bebida con este ingrediente y determinar cuál es la dosis apropiada (muchos médicos prefieren que estas poblaciones se abstengan de consumir cafeína).

Además, si una mujer está embarazada o en período de lactancia, también se le pide consultar con su médico.

Otro consejo de oro, antes de analizar si se está cayendo en un abuso, es revisar con cuidado las etiquetas de los productos. Esto para saber si contienen cafeína pues dicha sustancia puede estar no solo en el café, sino también en refrescos carbonatados, té, chocolate, bebidas energéticas o algún tipo de comida procesada.

Si por alguna razón no se especifica la cantidad de cafeína contenida, la FDA sugiere revisar bases en distintas páginas en Internet que sí brindan los datos de algunos productos. Así se tomarán mejores decisiones con respecto a qué consumir y cuánto.

A modo de referencia, esta entidad proporciona en la guía ciertos valores de algunas bebidas con este estimulante. Por ejemplo, en un refresco de 12 onzas hay cerca de 30-40 miligramos (mg) de cafeína, en una taza (de ocho onzas) de té negro hay entre 30 y 50 miligramos de este estimulante y en una de café entre 80 y 100 mg.

Porciones de cafeína en cada bebida en miligramos (MG).

El documento también advierte que los productos descritos como “descafeinados” también contienen cafeína.

“Los cafés y tés descafeinados sí tienen considerablemente menos cafeína que los regulares, pero sí tienen algo de esta sustancia. Por ejemplo, el café descafeinado contiene entre dos y 15 miligramos de cafeína en una taza de ocho onzas (es decir, cerca de un 90% menos). Sin embargo, si usted reacciona violentamente a la cafeína, es mejor que también evite estas presentaciones”, destaca el informe.

¿Puede darse una sobredosis?

La FDA indica que el máximo considerado seguro por adulto saludable es de 400 miligramos de cafeína al día. Esto podría abarcarse con cuatro o cinco tazas de ocho onzas de café cada una. En el caso del té negro, se podrían tomar hasta ocho tazas de ocho onzas cada una.

El problema principal se da con las bebidas energéticas, pues hay algunas cuyo contenido de cafeína es tan alto que con dos latas de ocho onzas ya se sobrepasa la recomendación diaria.

¿Cuáles síntomas se podrían presentar en una sobredosis de cafeína? Son variables, pero podrían darse dolores de cabeza, insomnio, ansiedad, náuseas, nerviosismo, malestar estomacal, palpitaciones aceleradas y sentimientos relacionados con la infelicidad.

Los especialistas indican que hay personas tan sensibles que sentirán algunos de estos síntomas con poca cantidad de cafeína, y algunos con mayor tolerancia podrán sobrepasarse en algunos miligramos y no sentirlos.

Niveles tóxicos

El documento de la FDA señala que sí hay niveles de este estimulante que pueden presentar peligro para la salud e incluso comprometer la vida de los seres humanos. Esto ocurre cuando la persona ingiere, en promedio, 1.200 miligramos de cafeína en un solo día (es decir, tres veces el máximo recomendado).

Estos niveles podrían alcanzarse con productos que se venden como suplementos de cafeína para mantener a las personas despiertas. En Estados Unidos, por ejemplo, se contabilizaron dos muertes en años anteriores, dado que una sola cucharadita de esta cafeína líquida tenía el equivalente a 20 tazas de café, y una cucharadita de los suplementos en polvo contenían el equivalente a 28 tazas de café.

Estos productos ya fueron retirados del mercado estadounidense y nunca ingresaron a Costa Rica.

“La cafeína es un estimulante y puede mantenerlo despierto y alerta durante varias horas, pero esto no sustituye el buen dormir. Solo el sueño puede ayudarle a descansar y a mantener los procesos vitales”, subraya el informe de la FDA a manera de conclusión.