Irene Rodríguez. 12 agosto
En esta foto de archivo tomada el 9 de marzo de 2019, se ve a los trabajadores de salud dentro de la
En esta foto de archivo tomada el 9 de marzo de 2019, se ve a los trabajadores de salud dentro de la "zona roja" de un centro de tratamiento de ébola, en Butembo. La gravedad de esta enfermedad y su alta mortalidad tiene a los institutos de investigación en una carrera contrarreloj para buscar una vacuna. Foto: AFP.

El ébola es una enfermedad que en este momento no tiene vacuna y los tratamientos que se dan son para tratar los síntomas, ya que no hay cura. También es una enfermedad que tiene en epidemia a varios países de África. Por esta razón, diferentes institutos de investigación están en una carrera contrarreloj para obtener una salida.

Precisamente la mañana de este lunes uno de los ensayos clínicos para obtener un tratamiento curativo fue frenado por los científicos. Se trata del estudio denominado PALM, que buscaba analizar la eficacia y la seguridad de cuatro moléculas para tratar la infección con este virus. Estas moléculas se llaman ZMapp, remdesivir, mAb114 y REGN-EB3.

Esta información la dieron a conocer en conferencia de prensa representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Investigación Biomédica de la República Democrática del Congo.

¿Por qué se llegó a esta decisión? El ensayo clínico en mención contaba con el monitoreo independiente de un grupo de especialistas que analizaban la seguridad y la eficacia de estas tratamientos experimentales.

La última evaluación, realizada con base en la respuesta inmunitaria de 499 participantes, vio que dos de estas moléculas: mAb114 y REGN-EB3 era más eficaces para tratar la infección y prevenir la muerte, por lo que las otras dos no mostraban esa misma eficacia.

El grupo de monitoreo pidió frenar el ensayo clínico y continuar una extensión del estudio solo con las dos moléculas más eficaces.

En contexto

El virus del ébola puede propagarse con rapidez y ser fatal hasta en 90% de los casos. Los síntomas incluyen fiebre, vómito, diarrea, dolor muscular y a veces hemorragias internas y externas. La principal vía de propagación es el contacto con fluidos corporales de las personas infectadas y con objetos contaminados como sábanas. Con frecuencia los trabajadores de salud están en riesgo.

La OMS declaró emergencia sanitaria en julio pasado. Más de 1.600 personas fallecieron entre agosto del 2018 y julio del 2019 en el segundo peor brote de la enfermedad en la historia. La declaración fue hecha tras la propagación del mortal virus a la ciudad de Goma, de más de dos millones de personas, en la frontera del país con Ruanda.