Irene Rodríguez.   2 febrero
El cáncer es una de las enfermedades más mortales y comunes a nivel mundial.

Cada año, cerca de 11.500 costarricenses recibirán la noticia de que tienen cáncer. Otros 5.000 morirán por culpa de esta enfermedad.

Así se desprende de datos del Registro Nacional de Tumores del Ministerio de Salud y del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Estas informaciones se difunden en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, que se celebrará este domingo 4 de febrero.

"Aunque los males cardiovasculares constituyen todavía la principal causa de muerte en el país, el 21,5% de los fallecimientos es por cáncer, es decir, uno de cada cinco costarricenses muere por esta padecimiento", expresó Olga Araya, coordinadora de estadísticas demográficas del INEC.

La palabra cáncer no solo es una enfermedad, es un término que engloba a muchos tipos de enfermedades que se desarrollan en diferentes partes del cuerpo, pero tienen algo en común: se caracterizan por la reproducción de células anormales.

Una célula normal, de cualquier parte del organismo se divide en dos para reproducirse en otras células y muere en determinado período de tiempo.

Sin embargo, las células cancerosas o anormales no tienen esa capacidad de morir y se replican constantemente, lo que lleva a la destrucción de los tejidos normales.

Usualmente el ADN de una célula sufre algún daño en su composición y esto la lleva a reproducirse sin control.

Los más letales: tracto digestivo

¿Cuáles son los tumores que afectan más a nuestro país? La información recopilada por el Registro Nacional de Tumores indica que hay diferencias en hombres y mujeres. Por ejemplo, en los hombres los casos más comunes se ven en huesos, piel, mama y tejidos blandos (donde la gran mayoría son tumores en la piel, que son de los menos agresivos). Los órganos genitourinarios ocupan el segundo lugar, dentro de los cuales más de la mitad son de próstata.

En las mujeres el grupo de huesos, piel, mama y tejidos blandos son los más comunes por dos razones: el cáncer de piel se desarrolla con más facilidad (aunque en su mayoría no es letal) y los tumores mamarios son de los más importantes en la población femenina.

El asunto es diferente cuando de mortalidad se trata. Tanto en hombres como en mujeres los tumores del tracto digestivo –estómago, colon, páncreas, intestino e hígado– son los más mortales. De ellos, el de estómago es el más letal.

El problema con estos tumores es que se caracterizan no solo por un desarrollo muy rápido, si no también por no presentar síntomas si no hasta las etapas más avanzadas, y esto dificulta el tratamiento.

"Son tipos de cáncer que son en sí mismos muy agresivos. La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha hecho un gran esfuerzo en mejorar los programas de detección y el tratamiento de estos males,", dijo Araya.

Por edades

Cuanto menor en edad es la persona, mayores serán sus posibilidades de sobrevivir al cáncer. Datos del INEC indican que solo 4,6 de niños entre los 1 y los 14 años de cada 100.000 mueren por esta causa.

Las posibilidades de morir aumentan conforme se avanza la edad. Por ejemplo, en los mayores de 65 años la mortalidad es de 835,9 por cada 100.000.

"Los niños tienen un sistema inmunitario que no está tan 'contaminado' y sus órganos son muy fuertes. En los adultos mayores sucede lo contrario, el sistema inmunitario y los órganos envejecen, y muchos de ellos tienen otras enfermedades crónicas que dificultan el tratamiento", apuntó Araya.

Sin embargo, la posibilidad de desarrollar cáncer y de cómo este puede avanzar dependerá también de su estilo de vida.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos señala que la mitad de los tumores puede prevenirse con solo evitar el sobrepeso y la obesidad, no fumar y realizando al menos 150 minutos de actividad física a la semana.

A esto se le debe unir el hacerse exámenes de detección temprana. Estos incluyen el autoexamen de mama y de testículos, mamografías, tacto rectal, citología vaginal y exámenes de sangre.

"Tiene que ver también con prevención. Hay que saber llevar una vida sana y atendernos a tiempo, para tener mayores posibilidades no solo de sobrevivir, si no de tener una mejor calidad de vida", puntualizó Araya.