Irene Rodríguez.   2 junio
El traslado se hizo en una incubadora especial para las condiciones de prematuridad del menor. Fotografía: CCSS

Especialistas en emergencias, cuidados intensivos, neonatología, neumología, pediatría y terapia respiratoria del Hospital Nacional de Niños están dedicados tiempo completo al cuidado y evolución del bebé guanacasteco de seis días con covid-19.

Por haber nacido prematuramente (28 semanas) y por su bajo peso (800 gramos) su condición es crítica y requiere de atención altamente especializada.

“Recibe una atención con profesionales de altísimo nivel que están haciendo lo posible por sacarlo adelante de esta situación tan adversa. La atención es altamente especializada”, informó Olga Arguedas Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños.

El menor nació en el Hospital de Liberia el jueves 28 de mayo y allí fue contagiado con covid-19. Se investiga quién fue la fuente de infección, pero se descartó que sean sus padres o familiares pues están libres del virus.

Un equipo de respuesta rápida se desplazó el lunes en avión hasta el hospital guanacasteco.

Su intención era trasladarlo la noche del lunes por vía aérea, pero las condiciones del tiempo lo impidieron y se debió esperar a la mañana de este martes.

El chiquito presenta síndrome de inmadurez respiratoria, lo que dificulta su condición, afirmó el ministro de Salud, Daniel Salas.

Su caso fue detectado la noche del domingo en el Hospital Enrique Baltodano de Liberia, donde, según el jerarca, se decidió practicarle la prueba de covid-19 por su condición y porque “había casos confirmados a su alrededor”.

#related

Traslado de alto nivel

El bebé fue trasladado vía aérea desde Liberia para ser internado en el Hospital Nacional de Niños. Fotografía: CCSS

El equipo de respuesta rápida encargado del traslado estuvo integrado por la pediatra y especialista en emergencias, Adriana Yock Corrales; la enfermera profesional Dilcia Chaves Hernández; el terapeuta respiratorio Diego Moreno Azofeifa y el pediatra-neonatólogo Carlos Paniagua Cascante.

Al llegar al Hospital de Niños, en San José, el menor fue llevado directamente a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales donde su evolución se monitorea a cada momento.

El hospital mantendrá a la madre y el padre informados de la evolución del menor por vía telefónica diariamente y atenderá las dudas que puedan surgirles.

La CCSS también manifestó que el hospital de Liberia dará acompañamiento a los progenitores y otros familiares con el apoyo de profesionales de psicología. El Área de Salud de Carrillo hará seguimiento a la madre, quien en este momento se encuentra en aislamiento.

Prematuridad y bajo peso complican panorama

Este es el equipo de especialistas del Hospital Nacional de Niños que se encargó del traslado. Fotografía: CCSS

Lo que más complica la salud y la vida de este bebé no es la infección con covid-19, sino su prematuridad y el bajo peso que tuvo al nacer.

Un embarazo completo es de 40 semanas.

Si se nace antes de cumplir la semana 37 ya el menor es considerado prematuro.

Hay otras clasificaciones: un bebé será considerado muy prematuro si nace entre la semana 28 y la 32; y prematuro extremo es aquel no alcanzó a cumplir las 28 semanas en el vientre manterno.

Desde que llegan al mundo, los cuidados que reciben estos niños son mayores, pues sus órganos no han terminado de desarrollarse.

Dentro de las posibles complicaciones, están la necesidad de reanimación al nacer, los males respiratorios, los daños en la vista, retrasos en el desarrollo psicomotor, pasar dos o tres meses en el hospital y la amenaza de morir en el proceso.

A esto se le une el bajo peso al nacer. Un bebé es considerado con bajo peso si nace con menos de 2.500 gramos de peso, y con muy bajo peso si pesa menos de los 1.000.

A esto se le unen que los menores pierden peso en los primeros días de vida, pues las funciones básicas como respirar, llorar o comunicarse les hacen perder calorías.

En el mundo, el bajo peso al nacer es un factor responsable del 80% de las muertes en el primer año de vida.