Sergio Salazar. 12 marzo

Bajo la consigna de disminuir su huella de carbono, la Compañía Nacional de Fuerza Y Luz (CNFL) lanzó la la campaña “Al trabajo en bici”, que invita a unos 230 empleados a utilizar este medio de transporte para ir a sus oficinas.

La propuesta es todo un reto y traería grandes beneficios: según datos suministrados por el Comité de deportes de la CNFL, si 100 trabajadores recorren un promedio de 10 kilómetros del trabajo a su casa y viceversa, se daría un ahorro de 31.2 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2).

Funcionarios del área técnica de la sucursal desamparados de CNFL.(Foto: Christopher Hernández para LN)
Funcionarios del área técnica de la sucursal desamparados de CNFL.(Foto: Christopher Hernández para LN)

Adriana Álvarez, gestora del proyecto, se amparó en la promulgación del Decreto Ejecutivo 41427-MOPT, con el cual se promueve la movilidad sostenible en la administración pública, para alinear los objetivos del mismo, con los de esta iniciativa.

Además, para darle vida a la iniciativa, se realizó un diagnóstico a los funcionarios a través de una encuesta. En ella, el 56% de los empleados dijo estar dispuesto a trasladarse en bicicleta a las oficinas.

“Entre los rubros evaluados por la encuesta, se tomaba en cuenta la manera en que los funcionarios se transportaban a su lugar de trabajo, si estaban anuentes a utilizar la bicicleta como medio de transporte y si, de darse un acondicionamiento apropiado de las oficinas (duchas y parqueos para la bicicleta), efectivamente harían uso de este medio de transporte”, explicó Álvarez.

A partir de ese momento, el siguiente paso (y en el que se encuentran en este momento) es sensibilizar al personal en torno al tema mediante charlas y, que la administración habilite las condiciones en los planteles.

Víctor Solís Rodríguez, gerente General de la CNFL, tiene claro que los principales planteles (oficinas centrales, el de la Uruca conocido como plantel Virilla, la sede en Anonos y el de calle 21) son los más difíciles de acondicionar.

Sin embargo, la fecha programada para habilitar el servicio en esas sedes es el 1.° de abril.

“Nos hemos preocupado por habilitar estos cuatro planteles, las demás sedes funcionarían casi que al natural”, afirmó Solís, al explicar que los demás recintos cuentan con cuadrillas equipadas con duchas y espacios de estacionamiento para bicicletas.

En proceso

A pesar de que la CNFL asegura que unos 300 funcionarios dijeron estar dispuestos a trasladarse en bicicleta al trabajo, no cuentan con el registro exacto de cuántas personas en verdad lo harán.

“Si tomamos como base la encuesta y suponemos que damos las máximas condiciones, habría casi 230 personas que viajarían en bici. Hoy no sería justa las mediciones porqué no existen las condiciones (...) pero ese sí es el potencial”, aseveró Solís.

Ante la pregunta de si cuentan con algún tipo de ayuda económica o de financiamiento para los trabajadores que no poseen las condiciones para costearse una bicicleta, la institución no ofreció respuesta.

Por el momento, se han habilitado 68 espacios de parqueo para bicicletas en los edificios de Sabana Norte y Sur, Pavas y Colima. (Foto: Christopher Hernández para LN)
Por el momento, se han habilitado 68 espacios de parqueo para bicicletas en los edificios de Sabana Norte y Sur, Pavas y Colima. (Foto: Christopher Hernández para LN)

“En la encuesta las recomendaciones era que la asociación colaborara con créditos deportivos. Igual la bicicleta urbana no es tan cara (...) usted puede conseguir una bicicleta que ronda los ¢100.000. Pero aún así preguntaron y, lo que hice fue hablar con el gerente de la asociación solidarista. Pero alguna ayuda externa no”, explicó Álvarez.

Para Solís, aún están en la primera etapa: garantizar que los planteles sean adecuados y que cubran las necesidades de seguridad y aseo que requiere el personal.

Por último, con el fin de salvaguardar a los trabajadores, la empresa explicó que cuenta con una póliza institucional para todos los funcionarios. Esta los cubre desde el momento en que se trasladan de su casa al trabajo o viceversa, independientemente de cual sea el medio de transporte.

Además, los voceros institucionales enfatizaron que el usuario debe poner de su parte y transitar con cuidado, respetar las señalizaciones y las reglas de tránsito, para evitar ser parte de un accidente.

Ciclistas apuntados

Maira Pérez, gestora de cobros de CNFL, ya está viajando al trabajo en bicicleta y dice que ha obtenido grandes beneficios como por ejemplo, el ahorrar dinero y ejercitarse.

“Me gusta la bicicleta, pero más que nada es una necesidad, puedo cuidar de mi mamá por la cercanía en que trabajo", explicó Pérez.

Ella realiza cuatro veces al día un recorrido de entre los ocho y diez minutos, desde su hogar en Porvenir, hasta la sucursal en Desamparados, para almorzar en su casa y tener tiempo de volver al trabajo. Para Pérez, el cansancio físico no le ganará jamás a todas las ventajas que consigue al viajar en bicicleta.

Bryan Rodríguez, técnico comercial de la compañía, es otro ciclista activo de la CNFL. Él provecha la corta distancia entre su hogar y el trabajo, para evitar presas, desestresarse y llegar a trabajar con energía.

Luego de cronometrar el tiempo que duraba en realizar el recorrido en bicicleta y en carro, determinó que la primera es el medio de transporte que mejor se adaptaba a sus necesidades.

Sin embargo, a pesar de recorrer cerca de 12 kilómetros diarios, en 15-20 minutos, Bryan lamenta que las instalaciones aún no estén del todo listas para sacar provecho de la iniciativa.

En el 2016, La Nación informó que seis de cada diez personas utiliza la bicicleta para viajar a su trabajo o centro de estudio y aseguran hacerlo al menos cinco veces a la semana.

Así se desprende de una encuesta realizada por la Dirección General de Ingeniería de Tránsito del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) a 2.288 usuarios de bicicletas, quienes llenaron un cuestionario de 33 preguntas en línea de manera voluntaria.

El estudio arrojó que el 69% de los ciclistas encuestados utiliza este medio de transporte para no contaminar el medio ambiente.

Un 44% quiere tener estacionamientos para bicicletas en sus lugares de trabajo o centros de estudio y el 87% afirma que siempre usa casco como medida de seguridad.

La encuesta también reveló que San Pedro y Heredia son los lugares que tiene más ciclistas, mientras que Santa Ana, Curridabat, Sabana, Cartago, Heredia y San Pedro son las principales poblaciones de destino para quienes viajan en bicicleta.